Dedos y pinceles

Escribe una historia infinita sobre el lienzo vibrante de mi piel, convierte la yema de tus dedos en un suave y sedoso pincel que recorra uno a uno cada poro dilatado mientras trazas versos sobre mi espalda, sobre mis piernas, sobre mi pecho, sobre todo mi cuerpo; delinea cada palabra con una caligrafía cargada de divina calma; crea cada letra con osada delicadeza, suave, lento…que llegue muy dentro.

Que el baile de tus rimas llegue cálido y etéreo a mi repentina desnudez que se desborda ante el ritmo fugaz de tus ojos que me contemplan con las pupilas dilatadas, inesperadamente…

Ya estás llegando al final de la historia que fue, ya tus dedos escribieron miles de palabras sobre mi piel una y otra vez, las primeras se empiezan a borrar con el aleteo de las alas de una mariposa que vuela a través del vapor creado por líneas y líneas de placer, y miles de estrellas fugaces en el aire se empiezan a encender, su polvo estelar diluye el rastro de tu existencia dentro de mí; mi tiempo se lo llevó tu encantadora vanidad justo antes que tus caricias me pudieran matar.

De nuestro encuentro sólo queda en mis labios tu nombre que de pronto se ha borrado ya…

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.