Sin cielo y sin mar

Ella tenía una gran cola de sirena, él un par de grandes alas. Ellos se amaban; pero los pájaros no nadan y los peces no vuelan. La única forma de estar juntos era que él renunciara a sus alas y al cielo o ella a su cola y al mar, así el que decidiera renunciar podría tener a cambio una cola o alas nuevas para adaptarse a su nuevo destino. Ella sin dudarlo y por el gran amor que sentía por él, dejaría todo, estaba dispuesta a cambiar su magestuosa cola y la inmensidad del mar por un par de grandes alas aun sin saber qué se sentía volar y así poder ir a vivir al cielo con él. Ella lo esperó muchas horas en el limbo, (ese lugar intermedio y de paso entre el cielo y el mar) tenía sólo el tronco de su cuerpo flotando en la nada. Él nunca llegó. Ella se quedó sin su cola y sin alas, sin el mar, sin el cielo, sin él y sin amor.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Eslendy Labat’s story.