Espacio vectorial

Creí que sabía a dónde iba hasta que te conocí. Desde ahí todo destino fue tus brazos, tus besos, tus palabras, tu voz. ¿Quién podría culparme por dejarme ir en dirección a ti?