Hambre de Verdad

La presidente Cristina Fernández de Kirchner sostuvo en Roma que los índices de pobreza en Argentina eran inferiores al 5% y que su gobierno había suprimido el hambre en Argentina.

http://static.mundovilla.com/uploads/2332_0.jpg

Fue tras recibir una distinción otorgada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), donde destacaron las políticas implementadas por su gobierno para erradicar la hambruna. Nuevamente, la mandataria brindó una conferencia cargada de datos erróneos e incomprobables que generaron polémica por estar bastante contrastados con la realidad del país.

En su discurso, donde resaltó la importancia de un Estado presente para la erradicación del hambre, Cristina agregó: “Es una combinación de políticas muy fuertes, muy activas que nos han permitido hoy tener un índice de pobreza por debajo del 5% y también de indigencia de 1,27%… si mal no recuerdo”,

La realidad marca que en Argentina, hace más de dos años que se desconocen los índices de pobreza, ya que la cifra a la que hizo referencia la Presidente remite a las últimas evaluaciones que publicó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) en el año 2013. Incluso el mismo ministro de Economía, Axel Kicillof, hace tres meses reconoció no saber el número de pobres y le restó importancia a las mediciones por calificarlas de “estigmatizantes”.

Parece que al gobierno le gusta ocultar la realidad argumentando con mentiras despiadadas. Sería bueno que la Presidente se asome por la ventana del mundo real de vez en cuando y, través de ella, podrá ver a los argentinos que duermen en la calle o a los que comen de los tachos de basura como consecuencia de su falsa política de distribución de la riqueza.

Ahora bien, ¿qué le podemos exigir a una mandataria que en los últimos once años ha aumentado su patrimonio en casi un 700%? ¿Qué nos puede decir ella de distribución? ¿Cómo puede el kirchnerismo hacer bandera de igualdad social? ¿Con qué moral o lógica?

Señora Cristina Fernández, sería interesante que salga a recorrer el país con sus propios ojos, y que camine por los barrios humildes con sus propias piernas. ¿Cómo puede animarse a negar semejante drama social?

El relato fabulista lleva a la Presidente a intentar hacernos suponer un país que no existe, y a pensar que cualquiera puede decir cualquier tipo de barbaridad bajo ningún tipo de consecuencia.

¿Por qué sucede esto? ¿Quién mejor que “el relator del relato”, Víctor Hugo Morales para explicarnos este mecanismo vicioso?: “¿ A vos te parece que alguien puede sobrevivir a tanta mentira como la que dicen? ¡No hay manera! Pero, ¿por qué sobreviven? Porque son impunes, porque están siempre, porque tienen poder, y porque en ese poder van a arrodillarse prácticamente todas las personas que tienen que ver con todos los mundos que nosotros podemos imaginar”.

Esta reflexión de Víctor Hugo Morales seguramente haya sido en contraposición a Clarín o a los “grupos concentrados”, pero, ¿qué distante está del modelo kirchnerista?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.