Un año yuca…

Y digo “Yuca” porque aparentemente es la palabra favorita del que hasta hoy me ha colmado de puras risas y cosas buenas. Hace un año empecé una nueva relación que honestamente creo que ha sido la más sana que eh tenido en mucho tiempo. Por 365 días las peleas han sido dos y los enojos han durado no más de cinco minutos hasta que uno o el otro termine muerto de la risa (Porque aparentemente no nos podemos tomar en serio enojados). Es bastante difícil enojarse con alguien que es comprensivo al casi 100%, alguien que me ha aceptado tal y como soy, que se ahoga de la risa con mis chistes y que se ha convertido en mi compañero fiel de fines de semanas. Aún sabiendo que ha escondidas le reviso el celular, no cambia la contraseña; Soportando que a veces se me olvide que odia el tomate y aún así no se enoja que pida la pizza napolitana; No se enoja si a veces no tengo ganas de salir con sus amigos; aguanta como macho que le quite una que otra espinilla sin protestar; me dedica cada uno de sus fines de semana; ha sabido ponerme en primer lugar antes que a cualquiera de sus amigas; ha sabido esperar y ser comprensivo (Que cuando se puede se puede y cuando no no). Todos los días hay un mensaje de buenos días, seguido por un voicenote deseándome que todo me salga bien; ha sabido escucharme y consolarme cuando eh estado a punto de renunciar a mi trabajo; ha sabido comprender que mis ex pueden ser mis amigos, pero sobre todo, ha sabido enseñarme que aunque me ame muchísimo su hijo es lo más importante. Gracias por enseñarme a madurar todos los días, se que tenemos mucho por caminar todavía y que aún estamos muy pobres para dar grandes pasos, pero cuando los demos te prometo que va a ser de la mano. Te amo porque la virgen de Guadalupe te escogió para mi. Arturo Ruiz

Like what you read? Give Estebana Morán a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.