Llenando la Escuela Pública

Esteban Bullrich
Feb 28, 2014 · 4 min read

En los últimos días, y a partir de la nueva inscripción Online y la falta de vacantes de 0 a 3 años en la Ciudad de Buenos Aires, se volvió a escuchar un latiguillo que ya es parte integral del discurso de la oposición política y algunos gremios docentes de la ciudad: “El macrismo está vaciando la escuela pública”. Sobre este discurso se monta todo ataque a cualquier decisión o acción que nuestro gobierno toma en el área educativa. La pregunta es ¿Se está vaciando la escuela pública en la ciudad?

Cuando Mauricio Macri llego a la jefatura de gobierno se había declarado la Emergencia Edilicia Educativa. Más de 500 edificios de los más de 700 que tiene la ciudad tenían problemas graves de infraestructura, incluyendo a más de 300 que no tenían conexión a gas. La decisión entonces fue “llenar” de obreros las escuelas. Arreglarlas, conectarlas a la red de gas natural, no sólo para calefaccionarlas en invierno sino para cocinar la comida que se da diariamente a más de 250.000 niños. Pero también había que mantenerlas después de arreglarlas, por eso implementamos un plan que garantiza un piso anual de mantenimiento para la totalidad de los edificios escolares.

Tampoco alcanza arreglar los edificios, en ellos debe haber un cuerpo directivo y docente que tenga las herramientas para poder ejercer esa función imprescindible para el progreso de nuestra sociedad que es enseñar. Para ello debíamos mejorar sus condiciones laborales, económicas y pedagógicas. Primero aumentando el salario docente porteño real y concretando acuerdos paritarios inclusive en escenarios de conflicto en otras jurisdicciones y a nivel nacional. Segundo reformando el sistema de concurso y ascenso a través de la nueva ley de juntas de clasificación. Tercero implementando programas de capacitación permanente en servicio en convenio con universidades públicas (UBA) y privadas (San Andrés, Di Tella). De esta manera “llenamos” los edificios con docentes que cuentan con más herramientas para enseñar y en condiciones dignas de trabajo convencidos del potencial y conocimiento que los docentes de la ciudad tienen para compartir.

También creemos que esos directivos y docentes pueden mejorar aún más y hacer mejorar a otros. Por ello comenzamos programas de intercambio con las mejores escuelas del mundo y entonces “llenamos” de docentes suecos, finlandeses, americanos escuelas de la ciudad para intercambiar experiencias. Y “llenamos” escuelas americanas con docentes argentinos (gracias a la beca Fulbright) para continuar ese intercambio.

No alcanza con lo expuesto. Decidimos “llenar” de inglés la primaria y que el idioma se enseñé desde primer grado y estamos por inaugurar la primer escuela bilingüe argentino-China, además de multiplicar las escuelas públicas que ofrecen bachillerato internacional. Y “llenamos” de computadoras conectadas a internet todas las escuelas para que los alumnos, y docentes, comiencen desde primer grado a usar la internet, hoy la herramienta de comunicación más importante en el mundo.

Para saber si todos estos cambios tienen impacto real en el aprendizaje “llenamos” las escuelas de evaluaciones que nos permiten saber que hacemos bien para multiplicarlo y lo que hacemos mal para corregirlo. Y queremos que esa evaluación la haga objetivamente un Instituto independiente para lo que hemos presentado una ley que debe votar la Legislatura porteña.

Finalmente, pusimos un foco en “llenar” los jardines de infantes. Cuando llegamos al gobierno la ciudad apenas lograba cubrir la escolaridad de los niños de 5 años, según el ministro porteño de ese entonces Alberto Sileoni. Hoy y gracias a la construcción de 29 jardines que crearon 9500 vacantes nuevas (el crecimiento más importante en la historia de la ciudad autónoma) y la implementación de un sistema que simplifica y transparenta la inscripción a la escuela pública todos los niños de 4 y 5 años pueden ir a la escuela y nos hemos comprometido a que todos los de 3 lo hagan antes de fin del mandato (hoy con cobertura de 90% aprox). Es bueno recordar que en el país 633.000 niños de entre 3 y 5 años no van a la escuela.

Seguramente el lector no conozca muchos de estos hechos y datos, pero las madres y padres de la ciudad parece que si, ya que este año y por tercero consecutivo está creciendo la matricula de las escuelas estatales en la ciudad, después de una década de caída continua. Es decir que no solo hemos “llenado” las escuelas de docentes más capacitados y acompañados, de mejoras edilicias, de herramientas pedagógicas y tecnológicas para docentes y estudiantes sino que además, y más importante, esta gestión esta “llenando” las escuelas de alumnos y alumnas y cada vez de edad más temprana para garantizar la verdadera igualdad de oportunidades.

Por supuesto que falta, sobre todo en educación, siempre se puede y debe mejorar. Si no, se cae en la mediocridad y ni Mauricio ni nadie de su equipo ha venido a la politica para mantener el status quo. Vinimos a cambiar y transformar nuestro país. La revolución educativa que estamos haciendo en la ciudad es base de esa mejora, por eso queremos extenderla a todo nuestra Argentina como la verdadera política de progreso social.

    Esteban Bullrich

    Written by

    Ministro de Educación y Deportes de la Nación Argentina

    Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
    Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
    Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade