La nebulosa de la educación y las tecnologías digitales

Quienes hayan sido atraídos por el título de esta publicación, quizá como muchos, piensan que la integración productiva, efectiva, responsable y con fines pedagógicos de la tecnología, continua siendo un pendiente en el campo educativo, y no se equivocan.

El desarrollo de la tecnología, generó en el pasado dos posiciones:

1. Aquellos quienes consideraban que las tecnologías no debían usarse en el ámbito educativo: “Los apocalípticos” (Eco, 1964)

2. Quienes la vieron como un recurso con capacidad de generar progreso y ambientes de aprendizaje significativos: “Los Integrados” (Eco, 1964).

Entonces sucedió en el camino, que la tecnología llegó para quedarse, y demostró que por sí sola, no sería suficiente para promover el aprendizaje y la construcción de conocimiento; tampoco el brindar equipo tecnológico y disminuir la brecha digital… Para entonces, los apocalípticos desaparecieron — reconocieron que la tecnología es parte de nuestra vida, en todos los ámbitos; mientras que los integrados, reconocieron que su percepción no era suficiente: la tecnología no podría resolver por sí sola los grandes problemas de la mediación pedagógica.

Pues, he de admitir que me encanta pensar que el uso de las Tecnologías Digitales (TD), pueden favorecer por mucho la motivación que sobre el aprendizaje puedan tener estudiantes. Sin embargo, siguen prevaleciendo las dudas y las limitaciones que para todos: docentes, directores, encargados de familia y estudiantes, genera la era de las tecnologías digitales.

Existen varios temas prioritarios sobre el uso de tecnología, que abordaré en próximas publicaciones y los cuales me gustaría puntualizar, pues serán importantes de analizar con el propósito de superar la nebulosa que rodea la educación y las tecnologías:

Integrar tecnologías en procesos educativos no garantiza calidad educativa.

Las tecnologías digitales tienen potencial favorecer la aplicación del aprendizaje. Pero, se requiere en definitiva un uso crítico y creativo de estas para favorecer la calidad educativa.

Las tecnologías son un eje transversal de los procesos educativos

Hemos avanzado… pero, requerimos una mayor conciencia: las tecnologías están en todos los espacios del quehacer educativo, por tanto su uso y dominio ya no corresponde únicamente “al profesor de informática o el coordinador de TI”, somos todos ahora quienes debemos conocerlas y usarlas de manera segura, responsable y productiva.

Para avanzar en un uso seguro, responsable, ético y productivo de la tecnología es necesario compartir lo que sabemos, utilizando justamente herramientas digitales como redes sociales y comunidades de aprendizaje virtuales.

Tengamos un espíritu valiente y motivado a investigar, innovar y ser curiosos de nuevas aplicaciones y dispositivos tecnológicos

Muchos docentes preguntan cuándo les enseñarán a integrar la tecnología en los procesos educativos o incluso muchos de ellos ya han recibido formación, sin embargo no ha resultado suficiente y es muy probable que esto cambie poco con el pasar del tiempo.

Será por tanto un requisito imprescindible para ser docente en esta nueva Era, tener gusto por la investigación, la curiosidad y la innovación. Atreverse a ser un científico de la educación y promover el aprendizaje de habilidades para la vida, utilizando como instrumentos mediadores las tecnologías digitales.

Like what you read? Give Estibaliz Perez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.