CRISPR-Cas9

La tecnología CISPR-Cas9 le da la oportunidad a científicos de cambiar el ADN de un organismo y de esta manera añadir, remover o alterar material genético en la parte del genoma que se desee (NIH, 2018). La codescubridora del CRISPR Jennifer Doudn se pronunció al respecto de la siguiente manera:

“cualquier científico con conocimientos de biología molecular y de cómo trabajar con embriones puede hacerlo” (Regalado, 2015).

A partir de ello, es posible afirmar que lo que trató de decir es que es un proceso medianamente sencillo para la ciencia. Lo que se hace el sistema CRISPR-Cas9 es crear una porción de ARN con una secuencia corta que sirve como guía. Este trozo se une a una secuencia específica de ADN en un genoma. El ARN también se une a la enzima Cas9 y se utiliza para reconocer la secuencia de ADN. Lo que hace la proteína es cortar este fragmento de ADN en donde se desee (NIH, 2018). De esta manera se podría arreglar algún gen defectuoso que vaya a manifestarse en un futuro.

El objetivo principal de los pioneros de esta tecnología, es poder modificar alguna porción de ADN defectuoso que pueda llegar a manifestarse en forma de una enfermedad. La ventaja que ellos plantean es que al alterar esta secuencia, futuras generaciones tampoco se verán afectadas por este rasgo recesivo. Asimismo, mediante el uso de esta herramienta ciertos genes podrían ser insertados al ADN, de esta manera aquel que reciba esta intervención, sería resistente a ciertos virus o infecciones como por ejemplo al VIH.