Actualmente en el hogar de niños Nueva Esperanza tenemos 20 niños menores de edad en los grados de pre-primaria, primaria y básicos. Tenemos 10 jóvenes en carreras universitarias y diversificado, pero cada uno de ellos han tenido una niñez muy triste y dura. Hemos recibido niños que están con nosotros porque sus padres biológicos los maltrataban o abusaban de ellos, muchos de ellos no tenían acceso a la educación y las mujercitas su destino a muy corta edad debía ser unirse a un hombre y formar familia con tan solo 12 años de edad. Por esta y muchas razones, Dios pone en el corazón de mi esposo y el mío poder abrir un hogar donde pudiéramos albergar a estos niños y ofrecerles calidad de vida, proveyéndoles educación, sentirse parte de una familia, crecer con fundamentos bíblicos para llegar a formar verdaderos hombres y mujeres llenos de Dios. No ha sido fácil, las personas no están acostumbradas a DAR, pero Dios no nos ha dejado ni un solo día durante estos 7 años de tener este hogar de niños. Cada principio de año escolar, es la época más difícil, ya que debemos reunir los fondos para pagar inscripción y colegiatura de cada uno de ellos, compra de libros y material escolar, honorarios para tutores, etc. Estas imágenes son de algunos de ellos que ponen en práctica su talento y mostrando en sus trabajos que solo necesitan de una mano amiga para poder salir adelante. Aunque ha sido difícil, no damos un paso atrás, porque todo el esfuerzo y sacrificio ha valido la pena. Cuando vemos a las niñas que un día vimos llenas de lodo, sin zapatos; o a los niños continuar la cadena de maltrato y la indiferencia con la que crecen y tratan a sus esposas e hijos y con una mirada sin esperanza, hoy las podemos ver diferentes. Hoy tienen sueños , hoy tienen una ¨Esperanza¨. En pocos años tendremos enfermeras profesionales, ingenieros, contadores, profesoras, trabajadora social, dentista, misioneros, etc. Esto nos anima y nos da las fuerzas para continuar el esfuerzo y tocar puertas para poder conseguir la ayuda para bendecir a nuestros niños y niñas. Sé que muchos dirán ¨yo quisiera ayudar, pero no puedo¨… Déjenme decirles que mi esposo y yo empezamos este ministerio hace 16 años con Q50 en la bolsa y Dios lo ha multiplicado y bendecido. No esperemos hasta que ¨tengamos¨o hasta que ganemos la ¨lotería¨, podemos hacer algo ya. contribuyamos con el necesitado, que Dios siempre multiplica en gran manera. Si usted está interesado en aportar para la educación de nuestros niños o sabe de alguna organización que pueda hacerlo, no dude en compartirlo y comunicarse con nosotros. Como asociación No lucrativa extendemos recibos por Donacion.