“Después de varios años de banquillo” (Juan Ignacio de Ibarra)

Me pasa con este periodista que escribe en @laverdad_es algo parecido a otro periodista deportivo de otro diario nacional, que me gusta leer sus artículos a pesar de no estar muy interesado en el deporte. Da gusto leer a Ibarra.


“Después de varios años de banquillo frustrante, de fichadores inútiles, de miedosos e incapaces, de aprovechados y chupa sangres, parece que el Real Murcia ha dado con un técnico que sabe lo que tiene que hacer y que lo hace, dado que, a veces, no sé si los aposentados del vestuario, no sabían, no querían o sumaban ambas taras.

El transcurso de los días me aproxima cada vez más a un técnico, al que no me vincula ninguna razón de amistad, pero que se ha ganado mi respeto por su seriedad, su trabajo, su valoración de lo que realmente es el Murcia, su reconocimiento de lo que significa la ciudad y el potencial de su afición y obra en consecuencia, buscando algo más que las victorias pírricas o los triunfos raquíticos.

El pasado domingo, Iñaki Alonso mostró su disgusto por la falta de disposición de alguno de sus jugadores y se dolió porque el Murcia, que tuvo el triunfo prontamente asegurado, no ganó por goleada. Es un síntoma que conecta con lo que queremos los murcianos. Y llegado el compromiso copero con el Real Madrid, Iñaki, que tiene muy fresca en la memoria su ventaja sobre el proclamado mejor club del mundo, no se limita a pensar que con jugar ya es bastante. Al contrario. Iñaki Alonso se ha ido a Madrid a espiar al líder de Primera y anda estudiando en profundidad los posibles huecos en la armadura del equipo de Mourinho.

«Mientras haya una posibilidad- ha dicho- habrá que buscarla y luchar por la victoria». Y se ha tomado muy en serio la preparación de un encuentro que no da por perdido y sobre el que ha transferido entusiasmos a sus jugadores.

«Vamos a buscar la victoria», ha reiterado, tras estudiar a conciencia al enemigo.

Y a mí me merece respeto porque su espíritu competitivo, su ambición, su deseo afanoso de ofrecer una alegría a su parroquia y la ilusión de dar un aldabonazo que reitere la presencia del Murcia en España, bien merece un reconocimiento de quienes participamos del amor al Murcia.

Y recuerdo que, de niño, me dijo mi padre:Hijo, las cosas grandes, el sólo intentarlas, honra».

A todos nos honra un entrenador que no se da por vencido ni siquiera ante el más grande. Y es que la ambición, cuanto más noble tiene más hambre.”

JUAN IGNACIO DE IBARRA.-