Member preview

La importancia del tono

Existen muchas maneras diferentes de expresar una misma idea, se pueden cambiar palabras, tiempos verbales, estructura, el rango de posibilidades es casi infinito. De todas maneras, cada uno de nosotros tiene casi como huella genética un tono determinado que nos identifica y que hace que más de una vez, si nos dicen una frase, podemos llegar adivinar quién es el autor de la misma.

Es importante ser consciente que este tono, la forma de hablar, puede hacer que se nos cierren puertas o que se nos abran. A nivel personal, esta dificultad nos puede vetar el encontrar amigos, parejas o incluso trabajo, pero cuando hablamos de empresas, el tono puede producir la perdida de muchos posibles clientes. No es que nuestro producto sea malo, no es que nuestra calidad sea baja, no es que nuestra garantía sea poco fiable, simplemente nos comunicamos en un tono que no atrae a nuestros posibles clientes.

Encontrar el tono adecuado de tu empresa es casi lo primero que se debería de hacer antes de lanzarse a crear una página web o estrategias de marketing, y ya ni os comento usar estrategias de social media. Si no sabemos adecuarnos a nuestro cliente, lo que generaremos será rechazo, incomprensión o peor todavía, indiferencia. Hay que establecer claramente que tiempos verbales usamos, imperativos o no, hablar de tu o usted, una serie de principios que han de quedar claros, aceptados y usados por toda la empresa. Lo normal es que este tipo de factores no se suelen tener en cuenta, y el tono viene dado por el responsable de marketing o comunicación. Si hay suerte, puede que el tono que haya escogido sin someterse a ningún tipo de prueba o discusión previa, sea el adecuado.

Imaginaos que os sentáis con alguien que no conocéis de nada y os obligan a hablar. Si los dos tenéis el mismo tono para desarrollar vuestro discurso, lo más probable es que la conversación sea agradable y que si existen puntos de vista distintos, esto no serán mayor problema porque compartís una forma de comunicación. En el caso que no podáis ajustar vuestros tonos, irremediablemente la conversación será percibida como una perdida de tiempo por parte de ambos. Ahora, cambiar a una persona y pone a tu empresa a hablar… que situación sería la más adecuada para tus intereses?

Comunicar es difícil, y antes de abrir la boca y parecer tonto, es mejor pensar lo que se dice y luego hablar. Luego ver lo que dices y que respuesta obtienes y sobre esos datos, volver a ajustarse a tu mercado.

Like what you read? Give Exelisis a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.