Valemos más que un anuncio de pavo
Virginia Pérez Alonso
152

Pues a mi el anuncio me pone de los nervios, aunque si tengo que ser más preciso, me deja totalmente descolocado. Debo ser uno de esos padres que han renunciado a parte de su carrera profesional para tener más tiempo con sus hijos a costa de ganar menos, miradas raras en la oficina y todo tipo de comentarios, y cuando veo el anuncio podría parecer que también soy protagonista pero me siento excluido por ser varón y por lo tanto, ni voy estresado, ni cuido a los hijos, ni preparo las comidas, en resumen, que por ser hombre tengo un superpoder o una tara genética que me impide buscar una conciliación entre mi vida familiar y profesional. Luego recuerdo que es un anuncio y lo que quieren es venderme un producto y se me pasa, pero en el fondo de mi cabeza queda ese ruido de fondo que no deja de repetirme que a pesar de todo, sigo sin tener derecho a sentirme estresado por ejercer de padre, o al menos, ejercer de padre de la manera que creo que es la correcta.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.