WOLF IN THE WHITE VAN y como aprendí a leer.

Antes yo me leía como 7 libros al mes, sin exagerar, eran mi pasatiempo principal. Con el tiempo me empezó a costar por que me deprimí y esas cosas, hasta el punto que pasaban meses que no podía ni concentrarme en una oración. Fue vergonzoso por que era mi actividad principal, probablemente. De vez en cuando lo hacia desesperadamente, me tiraba un fanfiction de Harry Potter entero y pasaba la semana pensando en Remus Lupin, en como había fracaso tanto como persona que ya ni sabia leer.

También un día me leí uno de F Scott Fitzgerald, mi enemigo numero uno, y me enoje como medio mes. Después de eso era un fracaso en una actividad que uno aprende en como el kinder, también se me olvido como escribir la verdad, aun no me acuerdo como ponía uno las ideas en palabras con gracia.

En Diciembre me toco que un familiar cercano se muriera por primera vez, también me toco tirarme en la cama medio mes a llorar viendo The Office en Netflix gringo. Un día en la madrugada me acorde de una serie de palabras sin sentido, que no me acordaba de donde venían: “and i am coming home to you/with my own blood in my mouth”

Después de buscar en Google me acorde de donde venia: “Sax Rohmer #1 — The Mountain Goats” , 67.941 visualizaciones de las que por lo menos 7,941 son mias. De alguna manera tirarme media discografía de The Mountain Goats en la madrugada mejoro todo lentamente, aun estaba inestable pero me acordaba que tal vez un día podía mejorar, esto es la guerra.

Con los meses todo empeoro catastróficamente, aun me siento como si fuera un paño que tiraron en una lavadora y nadie se acordó de apagarla si no que tiran mas y mas ropa. Todo ha sido extraño.

En Diciembre me di cuenta que John Darnielle, líder del grupo, había escrito dos libros. De manera poco legal conseguí el primero, era una novela corta y muy mala honestamente. Después de leerla mi tableta se murió, a la semana se metieron a robar a mi casa y a la siguiente atropellaron a mi perra.

Pasaron los meses, de nuevo, mas desastres, con los meses escuche mas y mas a The Mountain Goats. Se terminaron tantas cosas que ya ni se que tengo aun.

En fin, un día me metí en El Internet y encontré que alguien la vendía a un dólar. Usada. La compre y a la semana me llego un libro de la “Biblioteca King County”, que nunca devolvieron y ahora tengo. O no se, tiene un sello que ya no pertenece a la biblioteca.

El libro llego sin aviso, en serio salio de la nada y tuve que gastar mi plata del Big Mac de la semana en sacarlo de la prisión (mas o menos).

Antigua vivienda de mi libro.

Después de no leer nada en casi un año, me senté y lo termine en dos días, creo que si había una guerra dentro de mi cerebro, y por lo menos ha parado lo suficiente que puedo volver un poco a lo que era antes.

El libro es un laberinto. Sobre personas solitarias que no caben muy bien en los lugares de afuera, sobre estar permanentemente desolado, sobre buscar ayuda pero de lejitos, cuando termine el libro ya no podía salir. Quería sentarme y llorar como 3 días seguidos (mentira aun estaría llorando). Lo hicieron de nuevo, me sacaron del pozo.

Ese día fui a la librería y me compre dos libros, saque otros 15 que no había leído de lugares donde los escondí llena de vergüenza de que ya no era quien fui una vez.

No se si aun estoy en la lavadora, no se como voy a salir la verdad, pero ya salí de nuevo: por lo menos puedo leer las marcas de la demás ropa supongo.

Por lo menos ya no me mareo.