Y después de la ruptura, ¿qué?

En el post anterior a este me quedaba en el análisis de la ruptura de una amistad, en sus razones y en sus formas, pero aún hay más. Cuando esto ocurre, y lo aplico también a la ruptura de pareja, necesito un SET, y esto tiene poco que ver con el tenis o el vóleibol. Para gestionar el dolor es preciso Silencio, Espacio y Tiempo, casi siempre funciona, la recuperación es mejor y más duradera. Ese silencio impuesto es el corte de comunicación total, sin excepciones, por ninguna vía en este mundo hiperconectado, ni voz, ni foto, ni vídeo, ni letra, drástico y efectivo. Después hay que ampliar el espacio, nada de hacerse el encontradizo, ningún encuentro 3D, dejar de visitar sitios comunes, evitar cualquier contacto físico. Por ultimo, esta situación de aislamiento tiene que durar un tiempo razonable, hasta que las cicatrices no duelan aunque se queden ahí de por vida.

En esta sociedad presa de las redes sociales resulta muy difícil tener un SET perfecto, siempre te queda la tentación del stalkeo, el poder fisgar los estados de la otra persona en Whatsapp o Telegram, su muro de Facebook, sus tuits. Puede que también pienses que todo se puede solucionar, que el diálogo roto se puede recuperar, que ya cambiará, que fue algo pasajero, y por ello intentes el contacto rompiendo el SET. Desaconsejable.

Hay mucha gente en el mundo, hay mucha inversión de tiempo y cariño que sale mal, hay mucho tiempo por llenar de otras experiencias, de otras personas. La aventura es la aventura, que decía el niño al perro de las galletas.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.