Ferrari sorprende

En Australia, la sorpresa no fue el dominio de Mercedes o los problemas de Red Bull y McLaren. Lo que sorprendió al paddock y al mundo de la Fórmula 1 en general fue la performance de Ferrari. ¿Habrán encontrado el camino para pelearle a Mercedes?


¿Qué se hace cuando las cosas van mal en los equipos de la Fórmula y los resultados no aparecen? Se puede tratar de reacomodar las funciones y responsabilidades dentro del equipo, pequeños cambios intentando emparchar más que cambiar; o quizá lo más difícil pero que puede traer grandes dividendos: barajar y dar de nuevo; cambiar todo. Eso viene haciendo Ferrari desde la temporada pasada.

Cambios estructurales y profundos, como debe ser cuando hay que volver a encontrar la senda. Las media tinta nunca sirvieron en la Fórmula 1; ningún equipo tiene tiempo que perder ni puede especular. Menos que menos Ferrari. Es por ello que despidieron a Domenicall para que entre en escena el inmutable Mattiacci como jefe de equipo; una movida cuestionable pero necesaria. En septiembre dimitió di Montezemolo y estalló una gran bomba luego de Monza. Sergio Marchionne ocupó su puesto y trajo ambición, nuevos aires y algo de calma. El cambio más sonado junto al de Luca di Montezemolo fue el del piloto top: Fernando Alonso tomo rumbo hacia Woking al final del 2014 y entró el múltiple campeón Sebastian Vettel. Arrivabene sustituyó a Mattiacci y despidieron a Pat Fry y a Tombazis. ¿Algo más?

De movida pareciera que Vettel tiene mejor llegada y trabaja mejor en conjunto con las decisiones de fondo que toma Ferrari; ¿quizá no cuestiona tanto ni tiene tantas urgencias como Alonso? Además se rodeó de un buen equipo de gente. Y Ferrari entendió que para obtener resultados ya, necesita afirmarse. Lo hicieron con un buen chasis; un tanto conservador pero veloz. Trabajaron desde mediados del año pasado a contrareloj con el motor; el mismo motor que en Australia sorprendió a todos y funcionó todo lo que no funcinó en 2014. Parece que Vettel trajo un poco de calma, nuevos aires y una motivación increíble. Lo demostró en Melbourne donde se manejó todo. Todos esperan en Maranello que Kimi vuelva a su forma y compita cabeza a cabeza con Vettel. Sería muy bueno.

Ferrai 2015. Vettel y Kimi

Hay que hacer, eso sí, una salvedad: Australia es un circuito atípico. Albert Park es un callejero que si bien da una buena muestra de la situación de cada equipo, no es la definitiva. Supongo que en Malasia sabremos la real diferencia entre Mercedes y el resto. No creo que Ferrari esté cerca, pero estoy seguro que no están tan lejos como en el 2014. Pero hay algo que es más importante: parecen haber encontrado la punta del ovillo que les permita pelear arriba, bien arriba. Veremos si las futuras evoluciones que tienen preparadas para Europa permiten achicar la brecha.

D.A. para F1txt