Mis Converse Fucsia

Hoy tengo gripe y eso lo hace todo más difícil. En este instante me sale agua por la nariz, me pican los ojos y la garganta. Yo acepto que a uno le pueda picar un brazo, el cuello, la oreja y hasta la planta del pie pero que te pique la garganta es como si te picara el páncreas, imposible de rascar.

En medio de la desesperación por calmar el ardor y el picor, uno comienza a hacer sonidos guturales extraños, te rascas los oídos, ente otros. Lo mismo ocurre con los ojos, a uno le provoca cerrarlos y no volverlos a abrir hasta que se te quite la gripe. Un pequeño rayo de sol te destruye como a Drácula.

Hoy, revisando mis fotos, recordé con nostalgia los felices momentos que viví el sábado antes de amanecer con gripe. Estos zapatos representan la eterna juventud y mis ganas de no tener gripe nunca más. Porque tener unos converse de color fucsia es como rejuvenecerse los pies.

Like what you read? Give Fabiana Di Polo a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.