Café y machismo

Al fondo de una cafetería completamente vacía:

- Hola. ¿Llegó hace mucho?
- No, no. Estaba en clases aquí a la vuelta, salí y me vine para acá.
- ¿Y anda la plata?
- No. Primero quiero que me explique cómo es la vara y luego, si me suena hablamos de plata, yo le dije por correo que venir a aquí no era una venta segura y usted insistió en hablar.
- ¡Tranquilo! Mae más alterado.
- Diay pero es que usted viene con la vara en la mano listo para que le pase plata así a la pura bulla.
- Si no le sirve me voy y ya.
- Explíqueme la vara que no es jugando.
- Esta mierda es peligrosa para todas las personas involucradas físicamente, no es jugando. Una vez que empieza, no se puede dejar a medias. Se hace o no se hace. Vea. Yo sé que mi jefe se me caga si le digo esto a usted y yo no soy consolador o consejero suyo, pero mae hay que tener huevos para mandarse así que agárrese la picha duro, se amarra los huevitos y hacemos esta vara. ¿Usted está seguro?
- Mae, diay, al suave ni le he dicho nada de esta vara a la chamaca, fijo se me va a cagar por querer abortarlo así, pero cuando las varas se pongan reales, fijo las agarra. ¿Cómo es la acción?
- Suave. Si la chamaca esta no le acepta las pastillas, usted salado, no le devuelvo la plata. Aunque bueno, si con ese tarro la convenció de coger con su alma, pues creo que usted la puede convencer de lo que sea.
- Jajajaja varas.
- Bueno mae la vara es así. 6 pastillas por arriba, 6 por abajo.
- ¿Por abajo, por la vagina?
- Si mae. Si no lo hace así, no sirve.
- ¿Y la vara que le hace al feto?
- Mae diay usted no quiere tener esa imagen en la jupa. De ahí pa'lante el resto es cuidar a la mae que básicamente va a entrar en proceso de desintoxicación y va a estar hecha picha por unos días. Hasta semanas.
- Y uno ve el feto salir o cómo es la vara...
- Mae son hemorragias pesadísimas y mae ni le cuento. A la chamaca háblele maravillas de la vara, pero cuando ya se empiece a despichar la vara mae es mejor que usted le diga que es normal. Si usted le miente mucho, se lo va a echar en cara.
- Yo no sé ni qué decirle.
- Eso es vara suya. Practique la hablada, anticipe la reacción de ella. Póngase pilas. No tiene dos chances para que esta vaina salga bien.

Así, como siempre, dos hombres decidieron sobre el cuerpo de una mujer.


Cuento corto #9: "Café y machismo".
Ojalá les guste. Se aceptan comentarios.