CAJASCAMPA se LEVANTA

Texto: Catti Valli / Yasunidos
Fotos: Boris Mercado / Faccion

El Ecuador se está promocionando a nivel mundial como país (mega) minero. Desde hace varias décadas las transnacionales mineras han explorado nuestro territorio con la renuencia de las comunidades campesinas e indígenas que han sufrido los daños sociales y al ambiente de esta intrusión.

Las luchas de resistencia antiminera sufrieron el peor revés en los últimos 8 años del gobierno “revolucionario” de Rafael Correa, quien oferta nuestro oro, plata, cobre y otros metales en las mayores ferias de minería a nivel mundial. Ofrece energía y agua baratas y en grandes cantidades, ofrece marcos tributarios y legales favorables, infraestructura vial y cerca de 3 000 000 de hectáreas (12% de territorio nacional que incluye páramos, fuentes de agua, selva amazónica, zonas de frontera, bosques protectores y territorios comunitarios) para exploración y explotación.

En la Sierra sur del Ecuador las zonas afectadas comprenden páramos y humedales que alimentan los ríos del “Macizo del Cajas” considerado por la UNESCO como Reserva de Biósfera y que se ubica sobre 5 provincias ecuatorianas proveyendo de agua a sus habitantes. “No es exagerado decir que prácticamente todos los sistemas fluviales de los países andinos septentrionales nacen en el páramo y que los sistemas de riego, agua potable e hidroelectricidad dependen, en gran medida, de esta capacidad del ecosistema páramo de regulación hídrica.”[1] Adicionalmente el suelo de páramo cumple las funciones de sumidero de carbono, disminuyendo los efectos del calentamiento climático. Su afectación liberaría a la atmósfera el carbono contenido en estos ecosistemas y anulando sus funciones. Por estas razones y en defensa del derecho humano al agua, la Corte Constitucional colombiana declaró inconstitucional cualquier actividad minera en los páramos de ese país[2].

A pesar de la resistencia de décadas de las comunidades indígenas, la población de la ciudad poco conoce del asunto. Existen colectivos urbanos que intentan colocar el tema en el debate público para conseguir el apoyo ciudadano en defensa de los páramos y el agua, logrando posicionarlo desde agosto de este año cuando el gobierno finalmente inauguró la fase de explotación del primer proyecto de minería a gran escala en un páramo ecuatoriano. La gente de Cuenca (la ciudad más cercana al proyecto) no está de acuerdo pero sus autoridades no se pronuncian debido a las presiones de un gobierno nacional arbitrario.

En este contexto se organiza el CAJASCAMPA. Una toma del espacio público en el que distintos colectivos artísticos e individualidades aportaron con lo que mejor saben hacer[3]: conciertos, danza, poesía, circo, teatro, serigrafía, exposiciones fotográficas, artes performáticas, cortometrajes, fanzines, actividades para niñxs, batucadas. Las comunidades campesinas nos acompañaron con una ceremonia ancestral, sus palabras y sabiduría para dar inicio al evento; acampamos en el lugar (la plaza central de la ciudad), y al siguiente día después de danzas de paz y cantos por el agua redactamos la Declaratoria del Calderón como una serie de compromisos que asumimos para continuar la lucha en defensa de los páramos y el agua, hasta anular todas las concesiones que las afectan.

Agradecemos la colaboración de artistas de fama nacional[4] que ayudaron con la difusión de este evento permitiendo que la gente llegue de manera masiva. Las manos y corazones locales lograron que esta gente se quede y dé vida a este campamento en defensa de la vida.

[1] http://www.condesan.org/e-foros/paramos2/losbeneficiosescondidosdelpa.htm.

[2] http://www.elespectador.com/noticias/judicial/corte-constitucional-prohibe-mineria-paramos-articulo-615389

[3] https://www.facebook.com/jornadaslibertariascuenca2016/photos/gm.190223008100859/576779315846034/?type=3&theater

[4] https://www.youtube.com/channel/UCLmEc7MCAsp3dtorWGuNPQA

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.