Con el envión

El éxtasis de la victoria ante Cruzeiro se trasladó al torneo local. Más que nunca, el fútbol se traduce a un estado de ánimo. Sin desmerecer el trabajo del cuerpo técnico ni el esfuerzo de los jugadores dentro de la cancha, la psicología futbolística tuvo un impacto importante en el Monumental. Golpeando cuando había que golpear, River se impuso 2 a 0 ante al hasta entonces invicto Rosario Central por la fecha 14 del torneo argentino.

Gallardo presentó un equipo mestizo ante el difícil Rosario Central. Debido al trajín de los partidos del semestre y algunas molestias en algunos jugadores, el técnico de River no pudo disponer de la totalidad del plantel titular para enfrentar a los rosarinos.

El resultado poco tuvo que ver con el juego. River siempre dominó desde lo psicológico, mientras que Central desde lo futbolístico. El equipo del Chacho Coudet salió a buscar el partido desde el minuto uno, pero la perseverancia por pensar en al arco rival no dio nunca sus frutos.

El oportunismo y la frialdad para definir de Teo Guitérrez fue fundamental para revalidad esa confianza ganadora. El encuentro era parejo pero la diferencia en lo numérico sirvió para condicionar la ansiedad de la Academia.

Central empujó pero no logró llegar del todo con claridad. Cuando encontró sus chances, un inmenso Barovero le negó la igualdad.

Sobre el final, el hijo pródigo se dio el lujo de volver a ponerse la banda: Pablo Aimar, la antigua joya del semillero riverplatense, logró mostrar algunas pinceladas de su todavía intacta calidad.

Ni el mejor analista pudo haber predicho este cierre del primer semestre que se recordará más por la épica que por los títulos (Recopa y Copa Europeo-Sudamericana). River encaró mucha competencia con un plantel muy corto. El rendimiento refleja la responsabilidad y compromiso del cuerpo técnico. Se viene un segundo semestre aún más importante con oportunidades únicas. La dirigencia tiene la chance de incorporar en cantidad y calidad para enfrentar con coherencia todo lo que se viene.

Facundo Adamoli

@facuadamoli

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.