Clases de Islam

Lección 15: El Profeta Muhammad (BPD) : el último de los Enviados de parte de Dios.

En el Nombre de Dios, El Compasivo, El Misericordioso

El Profeta Muhammad (BPD) es el Sello de los Profetas, el Ultimo Enviado de Dios para la Humanidad. Es decir que no ha traído una religión nueva, sino el mismo Mensaje de todos los Profetas anteriores, siendo él el último de ellos. Como tal, ha sido anunciado por todos los Mensajeros que lo precedieron, y tal mención figura en la Biblia, a pesar de que no existe una versión original del texto bíblico y lo que hoy tenemos a disposición es de poca confiabilidad.

Así como el cristianismo podría considerarse una continuación del judaísmo, el Islam es una continuación de estas dos religiones siendo la culminación y perfeccionamiento de ambas. Y más allá de las profundas diferencias doctrinales que separan estas religiones (en especial al Islam del cristianismo), podemos encontrar en la Biblia claras alusiones tanto a la llegada del Islam como al Profeta Muhammad (BPD). No obstante, los musulmanes no necesitamos ser confirmados por la Biblia o las religiones anteriores, pues el Islam las abroga y el Corán nos es suficiente como Libro de parte de Dios. Debido a ello, no nos extendemos en este punto, el cual ha sido tratado extensamente en otras obras.

Vamos a ver a continuación un resumen sintético de la vida del Profeta Muhammad (BPD), aunque el esplendor de la misma no puede condensarse en las páginas de un libro.

Resumen de la biografía del Profeta Muhammad (BPD).

También llamado “Mustafá” ( “El elegido” ), “Al Amín” ( “El Digno de toda confianza”, apodo que le habían puesto los árabes antes de proclamar su Misión Profética ) y “Habibul Lah” (“El amado de Dios”), entre otros nombres. Nació en La Meca en el año 570 de la era cristiana y murió en Medina en el 632. Pertenecía a una familia muy noble, los “Banu Hashim” (o Hashimitas), dentro del clan “Quraish” (o Quraishitas), que era el principal clan de La Meca. Su abuelo, Abdul Muttalib, era descendiente de Ismael, hijo del Profeta Abraham (P).

Muhammad (BPD) vivió una infancia dura y triste. Su padre murió antes de que él naciera ; su madre murió pocos años después ; también tuvo que soportar la pérdida de su abuelo cuando él apenas contaba con 12 años de edad. Fue criado por su tío Abu Talib, con quien vivió hasta su casamiento con Jadiyah, a los 25 años de edad. Hasta ese momento su principal dedicación era el pastoreo de animales ; a partir de su casamiento, su principal actividad pasó a ser el comercio.

Muhammad (BPD) siempre mantuvo características distintivas, opuestas a las normas generales que regían su sociedad. En un medio idólatra y muy supersticioso, él era monoteísta y enemigo de todas las falsas creencias ; en un medio donde abundaban los juegos de azar y las bebidas alcohólicas, él jamás se acercó a ellos; en una sociedad que amaba la música, las danzas, la poesía sensual, él siempre las rechazó ; en una sociedad que menospreciaba a las mujeres, él las valorizó y estableció para ellas numerosos derechos aventajando en esto a cualquier civilización de la Historia ; en una sociedad racista y nacionalista, él defendió la igualdad de todos los seres humanos ; en un medio donde abundaban la corrupción, la estafa, el robo, etc., él fue apodado “Al Amín”, “El digno de toda confianza”. Era sumamente veraz, honesto, decente, equilibrado, moderado y noble.

Acostumbraba a realizar retiros espirituales periódicamente, refugiándose en una gruta de las montañas de las afuera de La Meca para adorar a Dios en soledad. A la edad de 40 años, en uno de dichos retiros, recibió la primera visita del Angel Gabriel (P) y la revelación de 5 versículos del Sagrado Corán:

“¡ Lee !, en el Nombre de tu Señor, Quien Ha creado (todas las cosas). Ha creado al hombre a partir de un coágulo de sangre. ¡Recita!, que tu Señor es el más Generoso. Quien Ha enseñado con el Cálamo, Ha enseñado al hombre lo que no conocía.” (96:1 a 5)

Después de aquello, por un lapso de 3 años sólo le predicó el Islam a sus más íntimos allegados. Luego invitó a los miembros de su familia, los Banu Hashim, y posteriormente hizo publica su Misión. Rápidamente sufrió una fuerte oposición de los líderes de la Meca, los Quraishitas, quienes vieron peligrar su negocio de la idolatría y sus posiciones de privilegio y poder en la sociedad. La nueva religión, el Mensaje del Islam predicado por el Profeta (BPD), fue ampliamente aceptada por las clases pobres, los humildes, los oprimidos, los esclavos, los desposeídos, los menesterosos, a quienes el Islam le garantizaba igualdad de derechos y dignidad humana.

Durante 10 años las filas del Islam fueron continuamente en aumento, a la vez que aumentaba la oposición de los Quraishitas. Y cuanto más se esforzaban los enemigos del Islam por colocar trabas e impedimentos para los musulmanes, más se incrementaba el número de seguidores de Muhammad (BPD).

Finalmente el Profeta (BPD) y los musulmanes se vieron forzados a emigrar a Medina, ciudad que los recibió con los brazos abiertos, convirtiéndose en la primera sociedad musulmana. Este evento marca el inicio del calendario islámico.

Dos años más tarde, se desató una guerra contra los mequinenses, quienes nunca habían cesado sus hostilidades hacia el Islam. La guerra que culminó 6 años después con la conquista de La Meca por parte de los musulmanes, conquista que tuvo lugar sin el derramamiento de sangre. Los enemigos del Islam, a pesar de su poder y superioridad inicial, cayeron derrotados y se rindieron sin ofrecer resistencia alguna durante la conquista de la Meca. Entonces, el Sagrado Templo de Dios construido por Abraham (P) fue purificado de todos los ídolos que lo habían invadido, y desde entonces es dedicado a la adoración única y exclusiva de Dios Altísimo.

Dos años después de este evento culminante para la victoria de los musulmanes, el Profeta fallece en tanto que el Islam se extendía prácticamente por toda la península arábiga.

El Profeta (BPD) no sólo demostró ser un hombre honesto y veraz, sabio y perspicaz, sino que también fue un extraordinario gobernante, legislador, juez y jefe militar, desarrollando todas estas actividades con suma eficacia, habilidad, nobleza y misericordia, de una manera ejemplar. Fue sin lugar a dudas, una personalidad única en toda la Historia de la Humanidad. Su luz brilla aun hoy, después de 14 siglos, y es seguido por casi una cuarta parte de la Humanidad. Todos los sabios y maestros del Islam, grandes o pequeños, no han hecho más que seguir su ejemplo, imitar su conducta, transmitir su Sabiduría y preservar la luz de su Mensaje (BPD).

Show your support

Clapping shows how much you appreciated FatimaTV.es’s story.