La posición de la mujer en el Islam.

Parte 1

¿Cuál es la situación de la mujer en la historia y di­versos pueblos previo al adveni­miento del Islam?

Por: Sumeia Younes

Podríamos comenzar a enume­rar y analizar el trato que las diferentes nacio­nes en la anti­güedad tuvieron para con la mujer, como las civilizaciones de Roma, Gre­cia, Persia, la India, etc., pero para poder comprender lo que el Islam trajo para la mujer, no es ne­cesario que deploremos su si­tuación en el mundo en la era pre-islámica, ni siquiera en el mundo actual. Solo a modo de reseña, diré que:

Entre las escuelas y sabios de la antigüedad, había muchos que no consideraban a la mu­jer igual al hombre en cuanto a categoría humana. En la Anti­gua Grecia algunos creían que las mujeres eran más des­pre­ciables e inferiores que los animales, e incluso la conside­raban progenie del demonio.

Son conocidas algunas expre­siones de Sócrates, Pitágoras, Platón y Aristóteles respecto a la mujer.[1]

Confucio decía: “Tal es la es­tupidez del carácter de la mu­jer que en todas las cuestiones le incumbe desconfiar de sí misma y obedecer al marido”.

En ningún lugar la mujer tenía posición, personalidad, liber­tad, ni siquiera derecho a pe­dir justicia, a pesar de que eran esclavizadas, vendidas, tortu­radas, violadas, matadas -in­cluso a veces quemadas vivas junto al cadáver de su esposo cuando ella enviudaba, como sucedía en La India-. Y todas estas aberraciones eran come­tidas o consentidas por sus propios familiares hom­bres.

Generalmente no se requería su consentimiento para cele­brar su matrimonio, aunque su futuro esposo fuese un com­pleto desconocido para ella. A las mujeres se les ne­gaba el derecho al divorcio en tanto el hombre sí lo tenía, y él podía casarse con cuantas mujeres quisiese. No tenían derecho a instruirse, ni a reci­bir herencia. Durante los días de su período, la mujer era considerada im­pura y se ale­jaban de ella, apartándola de la vivienda.

La mayoría de las antiguas ci­vilizaciones también creían que la adoración y las acciones vir­tuosas de la mujer no eran aceptadas por Dios. Es más, se ponía en tela de juicio su cali­dad de ser humano. Se dice que en la Edad Media los teólo­gos cristia­nos discutían si la mujer era un ser humano o no, si tenía alma o no.

Asimismo, la costumbre inglesa de venta de espo­sas era una de las formas de término de un matrimonio fracasado por acuerdo mutuo a finales del siglo XVII.

De este modo, la mujer era considerada un ser débil e infe­rior, a tal punto que in­cluso ella misma realmente creía que debía ser de esa ma­nera. Así nacía y así moría. Las palabras mujer, debilidad e inferioridad eran sinónimos. En la cultura regional de las diferentes na­ciones, no en­contraremos a ningún pueblo –ya sean los más atrasados o los más civili­zados, y con to­das las diferen­cias de idiomas- que no tengan proverbios o insinuaciones respecto a la debili­dad e infe­rioridad de las muje­res. La­mentable­mente, la mi­so­ginia a lo largo de las épocas ha sido alimen­tada incluso por perso­nalida­des célebres de la histo­ria.

¿Cuál es la situación de la mujer en la Arabia pre-islá­mica?

La mujer en la península Ará­biga, en el periodo pre-islá­mico (o Época de la Igno­ran­cia), tenía una condi­ción in­termedia entre ser humano y animal. En cuanto a su situa­ción en la familia y en la so­ciedad, no era muy dife­rente a la de sus congéneres de otras naciones, e incluso se podría decir que su situación era aún peor. Antes de la lle­gada del Islam, los árabes in­crédulos eran a tal punto vio­lentos y fanáticos en relación con las mujeres que si nacía una mu­jer en algunas tribus árabes la en­terraban viva por miedo a la pobreza, la ver­güenza y la des­honra. Esto nos lo relata el Corán:

﴿ وإِذَا بُشِّرَ أَحَدُهُم بِالاُنثَى ظَلَّ وَجْهُهُ مُسْوَدّاً وَهُوَ كَظِيمٌ * يَتَوَارَى مِنَ الْقَوْمِ مِن سُوءِ مَا بُشِّرَ بِهِ أَيُمْسِكُهُ عَلَى هُونٍ أَمْ يَدُسُّهُ فِي التُّرَابِ أَلاَ سَآءَ مَا يَحْكُمُونَ ﴾

“Cuando a alguno de ellos se le anuncia (el nacimiento de) una hija, su semblante se ensombrece y queda angustiado * Se oculta de su pueblo por la deshonra y vergüenza que le fue anunciada, preguntándose ¿la dejará vivir para deshonra suya o la enterrará viva…? ¡Qué mal juzgan!”. (16: 58 y 59).

Y también:

﴿ وَإِذَا الْمَوْءُودَةُ سُئِلَتْ بِأَيِّ ذَنبٍ قُتِلَتْ ﴾

“Cuando la hija, sepultada viva, sea interrogada * ¿Por qué delito fue matada?”. (81: 8 y 9)

Sin embargo al llegar el Islam a principios del siglo VII, éste creó una idea tal a favor de la mujer que desde el día en que el género humano puso sus pies por primera vez en este mundo, hasta ese día, no había habido tal pensamiento res­pecto a la mujer. El Islam pre­sentó a la mujer tal como ella es y sobre los fun­damen­tos para lo cual fue creada, y que lamentable­mente las so­ciedades occi­denta­les han pi­so­teado.

[1] “La mujer es un hombre inferior”. Aristóteles “Poética” (323 a. de C.).

“De aquellos que nacieron como hom­bres, todos los que fueron cobardes y malvados fueron transformados, en su segundo nacimiento, en mujeres”. Platón “Timeo” (ca. 360 a. de C.).

“De la noble naturaleza humana, el sexo superior es el que a partir de hoy debería llamarse hombre”. Platón “Ti­meo”.

“Existe un principio bueno que creó el orden, la luz y el hombre, y un princi­pio malo que creó el caos, la oscuridad y la mujer” Pitágoras (Siglo VI. a. de C.).

“Temed el amor de la mujer más que el odio del hombre”. Sócrates

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.