Prepará la tierra, elegí y colocá el césped de la mejor manera.

Para tener un jardín con un césped hermoso no es necesario inundarlo de químicos. El riego, la poda y la fertilización cuidadosos pueden ayudar a crear un césped saludable capaz de resistir enfermedades, maleza y sequías por sí mismo. Y si de todos modos enfrentas estos problemas, por lo general adaptar el suelo o tus hábitos de jardinería puede ser el camino a la recuperación.

Cuidar el nuevo césped

  1. Prepara el área para plantar. Si aún no has colocado el césped, puedes revisar la guía detallada que ofrecemos o esta lista de verificación básica para empezar el proceso:
  • Retira el césped anterior y la maleza con una azada o un cortador de césped. No emplees herbicidas.
  • Aplana el suelo de modo que se incline solo 1 o 2 % en dirección opuesta a cualquier construcción.
  • De ser necesario, mejora el suelo. Luego, utiliza un rastrillo cuidadosamente para aplicar un fertilizante arrancador.
  • Riega el suelo y permite que se deposite por una semana.[2]
  • Puedes llenar la mitad de un rodillo de jardín con agua y pasarlo sobre el suelo con cuidado.

2. Elige el césped. Tómate el tiempo que necesites para elegir la especie de césped que quieres. Su mantenimiento será mucho más sencillo si eliges uno que se adecue al clima, al tipo de suelo y a los patrones de uso. Busca información sobre especies específicas; no te conformes con buscar césped “de temporada fría” o “de temporada caliente”.

  • Asimismo, deberás elegir entre semillas y panes de césped. Las semillas son menos costosas y más fáciles de plantar, pero pueden demorar meses en crecer. Si quieres tener pasto más pronto y estás dispuesto a invertir tu tiempo y esfuerzo, los tepes son la mejor opción.
  • Los tepes deben estar húmedos, sin áreas secas o agrietadas

3. Coloca el césped nuevo. Divide el terreno en secciones a fin de que el proceso sea más manejable. Sigue estas instrucciones:

  • Para plantar semillas: con un esparcidor de semillas, camina en filas paralelas para sembrar la mitad del total. Siembra la otra mitad de las semillas en filas perpendiculares a las primeras. Con cuidado, rastrilla aproximadamente 3 mm (1/8 de pulgada) de tierra sobre las semillas.[3]
  • Para colocar tepes: coloca los tepes en filas escalonadas, como si estuvieras colocando ladrillos. Con una navaja multiusos, recorta los bordes para que encajen.

4. Riega el nuevo césped. Sigue estas pautas para mantenerlo saludable:

  • Semillas: riégalas justo después de sembrarlas, pero ten cuidado de que no se las lleve el agua. Vuelve a regarlas cada dos días hasta que empiecen a aparecer las briznas. Esto tomará entre 10 y 14 días desde el momento en que las siembres.
  • Tepes: riégalos abundantemente, hasta que la tierra que está debajo se humedezca, durante 10 días temprano por la mañana.

5. No pises el nuevo césped. Evita caminar sobre el nuevo césped durante las primeras semanas posteriores a la colocación. Sé bastante cuidadoso durante el primer mes. Las semillas demoran más en asentarse. No pises la tierra hasta que aparezcan las briznas y una vez que lo hagan, utilízalo lo menos posible por los siguientes seis meses.

  • Una vez que el césped de semillas alcance entre 5 y 7,5 cm (2 y 3 pulgadas) de altura, pásale un rodillo de jardín vacío.
  • No podes tu césped de semillas hasta que alcance entre 7,5 y 10 cm (3 y 4 pulgadas) de alto. Una vez que esto suceda, no podes más de 1,25 cm (1/2 pulgada) cada cierto tiempo hasta que tu esté saludable y bien asentado.
Like what you read? Give Nuevos Verdes a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.