¿Pueden mejorar la democracia las tecnologías sociales?

Es innegable que las tecnologías sociales le han permitido tener voz a quienes hasta algunos pocos años eran simples objetos receptores de mensajes. Para el común de la ciudadanía, eran poquísimas las posibilidades de emitir algún juicio sobre un tema de interés, y menos, que esta opinión fuese tomada en cuenta, y aún menos, que esa opinión viajará a través de los cinco continentes de forma inmediata.

Hoy, gracias a la tecnología, esto ha cambiado.

Pero ¿eso es realmente mejorar la democracia? Creo que no, ya que, como se le diría a algún superhéroe por ahí “un gran don conlleva una gran responsabilidad”.

Las publicaciones de Charlie Hebdo son un claro ejemplo de eso. Para algunos democracia es la posibilidad concreta de que ese semanario pudiese publicar lo que quisiera. Pero ahora viene lo de la responsabilidad. Hacer lo que hicieron provocó las consecuencias ya conocidas, una tragedia. Creo que ellos no entienden el valor de la democracia y la libertad de expresión.

Comprender claramente cual es el valor y la importancia de entregar mensajes masificados, y la responsabilidad que la participación social tiene, eso sí mejorar la democracia. Y esa posibilidad está, pero hay que trabajarla, y no hay otra manera que con educación.

Educar a los que concurren a estas corrientes de participación para que sus creaciones pasen a ser un aporte, eso es mejorar la democracia. De lo contrario, y como es una tendencia en los últimos tiempos, estaremos llenado el concepto de democracia solo con basura virtual.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.