​¿ES OBLIGACIÓN DE LOS PADRES, DECIDIR LA FE DE SUS HIJOS?

"En el sistema educativo actual, se pone énfasis en el humanismo, de ninguna manera estoy en contra de los educadores de hecho, he sido educador en algunas escuelas y yo doy gracias a Dios por las escuelas públicas que, a pesar de las circunstancias hacen lo que pueden. Y agradezco a Dios por las escuelas privadas y tengo que admitir que no todo es perfecto en las escuelas privadas. Pero en términos generales, la educación, por lo menos en Latinoamérica, está en manos del humanismo y el humanismo es una forma cortés de decir, ateísmo. El humanismo es algo que quita al Dios de su trono y en su lugar pone al hombre en toda su gloria nuclear, y hace del hombre la suma de toda sustancia, el centro y la circunferencia del todo. Y empezamos a cantar: Hermanos que están en el mundo, santificado sea nuestro nombre, que se haga realidad nuestro reino, y que nuestra voluntad se ha hecha en la tierra. Porque de acuerdo a los humanistas que el cielo no existe. El fundamento principal del humanismo es la evolución, de esa es su religión. Dicen que no podemos enseñar acerca de la creación, porque sería enseñar religión en las escuelas públicas, pero el humanismo y la evolución son religiones que intentan explicar todo, sin intervención de Dios."

INTRODUCCIÓN: Hoy vamos a estudiar acerca de los Héroes de la Fe. Por lo tanto, le invito abrir su Biblia en el libro de Hebreos el capítulo 11 y empezando en el verso 23. Voy hablar acerca de 2 verdaderos Héroes de la Fe. Tal vez usted nunca o raramente escucha sus nombres. Amram y Jocabed. Su fama reside en que fueron los padres de un niño llamado Moisés. 
Bien, leamos Hebreos 11 desde el verso 23-27: “23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey. Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija del faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios que gozar de los deleites temporales del pecado, teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios, porque tenía puesta la mirada en el galardón. Por la fe dejó Egipto, no temiendo la ira del rey, porque se sostuvo como viendo al invisible."

Sin la menor sombra de duda, la gente más poderosa e influyente sobre la tierra no ocupa las oficinas gubernamentales, ni manejan la maquinaria de la industria, ni dirigen los negocios de la Bolsa de Valores. La gente más poderosa e influyente sobre la tierra son los padres que tienen fe.

Por eso quiero hablar de Amram y Jocabed, son famosos porque crearon a un niño llamado Moisés que en literalmente, sin que haya ninguna duda al respecto, literalmente cambió el mundo. Quisiera enfatizar lo suficiente de la importancia de la familia. Hoy el mensaje de los humanistas seculares y algunos religiosos, es que se requiere de toda una villa para criar a un niño. Lo tienen al revés. De acuerdo a la Biblia la palabra de Dios, se necesita una familia para criar un niño, que luego formará una familia y la familia cambiara la villa. Y todo comienza con los padres. La familia viene siendo la sala de clases principal. El Salmo 68:6 dice: “Dios hace habitar en la familia, los desamparados”. Y usted puede entender porque el diablo ha sacado toda la artillería del infierno contra la familia. Pero yendo contracorriente estuvieron Amram y Jocabed y quiero compartir con ustedes cuatro cosas acerca de la fe para la familia.

1. Y lo primero que quiero que vea es lo que voy a llamar LA VISIÓN DE LA FE. Volvamos al 23. “Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey”. Notó la frase “le vieron un niño hermoso”. Algunos eruditos dicen que se refiere a la hermosura física del niño. Otros dicen que quiere decir un niño fuera de lo común. Ahora, yo creo que Amram y Jocabed fueron personas de gran fe, porque así lo dice la Biblia. Pero también fueron estudiosos de la palabra de Dios. Ambos eran de la tribu de Levi y estudiaban las escrituras y sabían que Dios había profetizado que el pueblo de Israel saldría de Egipto después de cuatrocientos años de esclavitud y el reloj del tiempo seguía marcando los segundos, los minutos, las horas, los días, los meses y los años. Las páginas del calendario seguían pasando y los cuatrocientos años habían transcurrido, el tiempo había llegado. Se necesita un líder y ahora ellos miraban a este niño fuera de lo común. Yo creo que lo que engendró inculcó fe en las vidas de Amram y Jocabed fueron dos cosas: Tenían la Palabra de Dios escrita y el Espíritu de Dios había hablado sus corazones, diciéndoles que es el niño Moisés era el niño apropiado para cumplir lo profetizado. Y no faltará algún padre o madre que me preguntará pastor Miguel Ángel, ¿es mi bebe, un bebé especial? Absolutamente! Es mejor que crea que su bebe es especial. De hecho, cada hijo es especial y los padres deben ver en cada hijo o una hija, un regalo especial de Dios.

Recuerdo cuando nació Miguelito, nos entregaron a este niño y allí estaba, indefenso y desprotegido, pero cuando lo tomé en mis brazos, oré y dije: Dios si jamás logró ningún éxito, si jamás llegó a tener cosas materiales, si nunca llegó a pastorear una buena Iglesia o si nunca predicó un buen sermón, te ruego, Dios que me ayudes a ser un buen padre. Y creo que el más grande gozo y el más grande privilegio y la más extraordinaria responsabilidad es la de ser padres. He tomando como versículos vitales en mi vida lo que dice el Salmo 112 los versos 1-2: “Bienaventurado el hombre que teme Jehová en sus mandamientos se deleita en gran manera. Su descendencia, (esto quiere decir sus hijos) serán poderosos en la tierra, la generación de los rectos será bendita." Algunas veces me preguntan: Pastor, ¿piensa usted que se puede controlar el destino de los hijos? No, de ninguna manera. Pero ciertamente puedo influenciar en el destino de mis hijos. Podemos creer en Dios en representación de nuestros hijos. No solo que podemos, sino que debemos. Hubo un hombre cuyo hijo necesitaba ayuda. Ese hombre vino a Jesús y le dijo: Si puedes hacer algo, ten misericordia de nosotros y ayúdanos. Cuál fue a la respuesta de Jesús? Si puedes creer, al que cree todo le es posible. Y el padre del muchacho dijo: Creo, ayuda mi incredulidad.Creo que muchas veces nosotros hemos orado de esa manera: Señor, creo ayuda mi incredulidad. Y el Señor vio esa semilla de fe y Dios hizo por ese muchacho aquello que su padre creyó.

Proverbios 22:6 dice: “Instruye al niño en su camino y aunque fuere viejo no se apartará de él”. Una de las claves para entender este versículo es la palabra “camino”. Es una palabra hebrea que significa algo como “la curvatura en un arco”. Por así decirlo, cada niño tiene una curvatura especial, no una malformación, sino una curvatura particular. Y nuestro deber y gozo es descubrir cuál es esa curvatura. No vea a su hijo o hija como un bloque de granito y usted con martillo y cincel en sus manos va a ser de ese bloque de granito, lo que usted quiere. Ni lo intente, y se evitará tremendos dolores de cabeza. Más bien trate de determinar, si puede, cuáles son los dones que Dios ha puesto en esa persona tan única que es su hijo o su hija. Vera, los hijos no tienen como paquetes estandarizados, usted tiene que leer el sello que describe el contenido y ver qué es lo que Dios ha puesto en este paquete especial.

Estuve leyendo acerca de ese gran inventor que fue Thomas Alva Edison, el descubridor de la electricidad. Cuando el Edison era un muchachito en la escuela, su profesora le dijo que era un tonto que no podía aprender nada, y le pidió a la mamá que lo sacara de la escuela porque era demasiado estúpido, como para aprender algo. La mama de Edison le dijo la profesora: Mi hijo no es ningún estúpido, lo que pasa es que usted no lo entiende, yo mismo le voy enseñar así que ya se dedicó a enseñarle la casa. Ella fue capaz de ver esa curvatura en su hijo que la profesora de la escuela no pudo verla. Y amigo, le diré que hay cosas que ningún pastor, ni profesor, ni entrenador, pueden ver pero que los padres pueden verlas, si oran por esa criatura y la ven como un regalo especial. Conozco algunos queridos padres que tienen preciosos hijos que padecen del síndrome de Dawn. ¿Son esos niños especiales? Por supuesto que sí. Usted se sorprendería de saber cuántas vidas han sido transformadas, cuántas vidas han sido animadas por esos preciosos niños. Usted tome ese niño o niña padezca lo que padezca y diga: Mi hijo es un regalo de Dios. Y le pida a Dios: Oh Dios Todopoderoso dame la fe que Amram y Jocabed tuvieron para ver el destino de mi hijo. Esa es La Visión de la Fe.

2. Ahora el VALOR DE LA FE. "Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses porque le vieron un niño hermoso, ahora note y subraye la siguiente frase: y no temieron el decreto del rey." Ellos tenían razones más que suficientes para temer al rey. En Éxodo 1:22, usted puede leer que el faraón había ordenado que todos los bebés varones fueran ahogados en el río Nilo. Pero los padres de Moisés, no tuvieron temor de la orden del rey, y aunque esto significaba para ellos un verdadero peligro, la razón de que no tuvieron temor es que se dieron cuenta que su batalla primordialmente, no era contra el faraón, era una batalla espiritual. Y es lo que nos enseña el apóstol Pablo en Efesios 6:12, “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas desde el siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. Usted puede pensar que el enemigo es el mercader de pornografía o el narcotraficante, o el violador, o el terrorista. No mi amigo, el enemigo es el diablo. Él siempre lo ha sido y siempre lo será. Y cuando nosotros comprendemos que nuestra batalla no es contra sangre y carne, eso debería en un sentido animarnos, porque sabemos que es una batalla espiritual que debe ser peleada y ganada por la fe.

Fueron días oscuros para Amram y Jocabed, pero la Biblia dice que ellos no tuvieron temor. Y quiero decir a todos los padres que me están escuchando, destierren en el temor de sus vidas y digan: En estos tiempos peligrosos porque se vamos a criar a este niño o niña para Jesús. En 2 Timoteo 3:1 leemos:“También debes saber que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos”, y amigos estamos viviendo en tiempos peligrosos. Piense cuan peligrosos son los días en los cuales vivimos, empezando con el liberalismo que se ha entronado algunas iglesias mal llamadas cristianas. Mi amigo, no hay nada más mortal, ni más aniquilador y que complace totalmente al diablo que una iglesia liberal que no acepta el Señorío de Cristo ni la verdad infalible de la Palabra de Dios. En muchas ocasiones he aconsejado a cientos de personas: Si usted pertenece a una iglesia así por favor salgase de ella, lo más pronto posible. Algunos dirán: Pero nuestra iglesia es una iglesia familiar... No importa salgase de ella. Otros dirán: Mi abuelita está enterrada en el jardín de la Iglesia... Puedo asegurar que si ella pudiera también se saldría!

Estoy asombrado de cómo algunos padres pueden enviar a sus hijos a otros países para que se eduquen, pero no quieren cruzar la ciudad para asistir a una Iglesia bíblica y Cristocéntrica. El liberalismo en las iglesias es peligrosísimo. En el sistema educativo actual, se pone énfasis en el humanismo, de ninguna manera estoy en contra de los educadores de hecho, he sido educador en algunas escuelas y yo doy gracias a Dios por las escuelas públicas que, a pesar de las circunstancias hacen lo que pueden. Y agradezco a Dios por las escuelas privadas y tengo que admitir que no todo es perfecto en las escuelas privadas. Pero en términos generales, la educación, por lo menos en Latinoamérica, está en manos del humanismo y el humanismo es una forma cortés de decir, ateísmo. El humanismo es algo que quita al Dios de su trono y en su lugar pone al hombre en toda su gloria nuclear, y hace del hombre la suma de toda sustancia, el centro y la circunferencia del todo. Y empezamos a cantar: Hermanos que están en el mundo, santificado sea nuestro nombre, que se haga realidad nuestro reino, y que nuestra voluntad se ha hecha en la tierra. Porque de acuerdo a los humanistas que el cielo no existe. El fundamento principal del humanismo es la evolución, de esa es su religión. Dicen que no podemos enseñar acerca de la creación, porque sería enseñar religión en las escuelas públicas, pero el humanismo y la evolución son religiones que intentan explicar todo, sin intervención de Dios. Es una religión negativa y demanda una enorme fe, porque la evolución hasta la presente fecha, realmente jamás ha sido probada. Es una mitología de monos. Y sin embargo, en estos tiempos peligrosos nuestros hijos están siendo saturados con el humanismo ateo. Pero no sólo es el liberalismo en las iglesias y el humanismo en escuelas, colegios y universidades, sino también el paganismo en nuestra sociedad. Una sociedad entregada total y completamente al sensualismo. ¿Le gusta mirar fútbol y básquetbol en la televisión? Ha notado la proliferación de anuncios de cervezas. Los emperadores de las cervezas están decididos a seducir a la gente joven y hasta ahora en hecho un excelente trabajo. Una de las últimas estadísticas, dice que el 95% de estudiantes en colegios y universidades toman cerveza. ¿Se imagina? El 95%. ¿Sabía que una de cada quince personas que comienza tomar bebidas alcohólicas de cualquier tipo, cerveza, vino o licor, se vuelve alcohólica? Otros se vuelven bebedores problemáticos. Pregunto metafóricamente, qué clase de necios somos para tener en nuestra casa a un perro salvaje que muerda y aniquile a uno de cada tres visitantes y sin embargo, guardamos licores en nuestras casas.

Si usted es un padre sabio debe hacer dos cosas: Primero no tener ninguna clase de bebidas alcohólicas en su casa y segundo, establecer en su casa una tradición de “aquí no bebemos nada alcohólico”. La Biblia dice Efesios 5:18, “No os embraguéis con vino en lo cual hay disolución, antes bien sed llenos del Espíritu”. Y la única manera de ser llenos del Espíritu Santo de Dios, es teniendo a Cristo en su vida como su Salvador y Señor, y entonces será un padre o una madre espiritualmente listo o lista para enfrentar estos tiempos peligrosos. Cuando vamos a un restaurante y tenemos amigos que nos acompañan y viene la camarera o un camarero y nos pregunta si deseamos un vaso de alguna bebida alcohólica, no sólo que digo que no, sino que digo: No gracias, nosotros no tomamos bebidas alcohólicas. Y dígalo claramente, pero sin vanagloria, no sea como el fariseo, pero deje que sus hijos o nietos le oigan decir, “nosotros no tomamos bebidas alcohólicas” y cuando ellos salgan por la noche espérelos hasta cuando regresen para darles un abrazo de buenas noches y de paso percibir su aliento, será mejor para usted el perder unas horas de sueño que perder a su hijo. Hay paganismo en esta sociedad en la televisión, el 88% de los encuentros sexuales son ilícitos y tienen que ver con homosexualidad, lesbianismo, adulterio, fornicación. Satanás está sistemáticamente seduciendo a nuestros jóvenes, es una situación peligrosa. El canal MTV no es más que pornografía con música y los jóvenes están como hipnotizados con eso. Sí, estos son tiempos peligrosos en los cuales usted tiene que criar a sus hijos.

La Biblia dice que los padres de Moisés, no tuvieron temor del decreto del rey. Y sabe porque no tuvieron temor? Porque ellos conocían al Rey de reyes. No tenían temor porque tenían fe. En nuestros días, usted no tendrá éxito criando a sus hijos como debiera, a menos que tenga la clase de fe que Amram y Jocabed tuvieron. No levante sus manos en desesperación, no tire la toalla, ni se dé por vencido, no diga que ya no hay esperanza, sino más bien tenga la visión y el valor para hacer la clase de padres que Dios quiere que sean

3. Hablemos de La Aventura de la Fe. ¿Que lo que hicieron los padres Moisés? ¿Se quedaron quietos con los brazos cruzados esperando que el decreto del faraón se cumpliera? No, ellos hicieron algo, escondieron al niño para que los soldados del rey no lo encontrarán. No fueron padres pasivos escudándose con la frase: Eh, bueno, vamos a confiar en Dios. En el algo. Nuevo testamento, Santiago dice claramente que: “La fe sin obras es muerta”. La genuina fe tiene piernas y brazos y hace algo. Amram y Jocabed, tampoco fueron fatalistas diciendo: Lo que será, pues será, dejemos que suceda. Si usted no cuida su jardín le puedo asegurar que más pronto de lo que usted piense, se llenará de malezas. Ellos no fueron fatalistas, ni fanáticos, no dijeron: Bueno, botemos al niño en el río Nilo y dejemos que Dios lo cuide, ellos hicieron algo. Si usted cree que Dios le dará un lugar donde vivir ore al respecto con serrucho y martillo en la mano. Si usted, mi amigo, está orando para que Dios le dé una novia, para conquistarla use por lo menos desodorante, pero que no sea esencia de cebolla. La Biblia dice: “Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma”. Cuando se hace la parte que le corresponde hacer, Dios hará la parte que le corresponde hacer a Él. Recuerde lo que dice Proverbios 22:6 “Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”.

Es su responsabilidad como padre el instruir a su hijo. Ahora lo políticamente correcto, es estar en contra de esto. Dicen que usted está interfiriendo en la vida de ese niño o niña. Dicen que no hay que disciplinar físicamente a los hijos, porque eso es abuso infantil. Y qué es lo que dice Proverbios 22:15, “La necedad está ligada en el corazón del muchacho, más la vara de la corrección, la alejará de él”.

Hoy, lo políticamente correcto dice: Den a sus hijas píldoras anticonceptivas. Mientras que la Palabra de Dios dice en Hebreos 13:4, “Honroso sea en todos el matrimonio y el lecho sin mansilla, pero a los fornicarios y a los adúlteros, los juzgará Dios”. 
Lo políticamente correcto dice que, el gobierno socio de los padres en educación de los hijos, pero el Salmo 127:3 dice: “He aquí, herencia de Jehová son los hijos, cosa de estima el fruto del vientre”. 
Lo políticamente correcto aconseja que debemos dejar que nuestros hijos escojan sus preferencias sexuales, sin embargo, la Biblia dice en Levítico 18:22, “No te echarás con varón, como con mujer es abominación”. También dicen que son las escuelas las que deben enseñar educación sexual, mientras que la Palabra de Dios insistentemente dice a los padres:“Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”.

Escúcheme, cuando usted hace lo que Dios quiere que usted haga, entonces Dios hará la parte que a Él le corresponde. La visión de la fe y el valor de la fe le guiarán al trabajo de la fe, eso es la aventura de la fe. ¿Está usted instruyendo a sus hijos y nietos? La palabra “instruir” significa, “preparar” o “prepararse” para algo, enseñar algún ejercicio físico para estar en forma, de manera especial, los deportistas y los atletas, enseñar disciplinas. Usted tiene que instruir y dirigir a sus hijos, tiene que orar, tiene que enseñar, a veces hasta tiene que rogar y siempre debe enseñar con su ejemplo. ¿Asiste usted con su familia a los servicios de la iglesia, regularmente? ¿Tienen regularmente, por lo menos una vez por semana, una reunión familiar en su hogar para orar, leer la Biblia y saber las necesidades de sus hijos, aunque estos no vivan ya con usted? ¿Está usted enseñándoles en el hogar con precepto y ejemplo? A veces la gente pasa más tiempo enseñando y entrenando a sus perros, que instruyendo y educando sus hijos. Por las noches, muchos aseguran muy bien a sus perros en sus casas, pero dejan abierta la puerta de su casa para que sus hijos se vayan quien sabe adónde.

Debemos instruir a nuestros hijos, verá, si usted enseña algo a sus hijos y eso es todo lo que hace, le puedo asegurar que otra persona puede venir y enseñarles otra cosa totalmente diferente. Pero cuando les “instruye” línea sobre línea, precepto sobre precepto, ejemplo sobre ejemplo, esa instrucción como que se infiltra en ellos por medio de los poros de la piel hasta llegar a su psiquis interno. Esa es la diferencia entre simplemente enseñar e instruir. Ha escuchado la historia de ese niñito que montaba en su triciclo, estaba dando vueltas y más vueltas y más vueltas alrededor de la casa. Un vecino que le observaba le detuvo y le preguntó: ¿Hijo, que estás haciendo? Y el niño respondió estoy enojado con mi mamá, así que me estoy yendo de la casa. Y el vecino sonriendo le pregunta: Entonces porque estás dando tantas vueltas alrededor de la casa? Y el niño le dijo: Porque mi mamá me tiene prohibido cruzar la calle. (Jajaja) Lo ve? Ese niño había sido instruido. El otro día, mi esposa tuvo que salir temprano a un compromiso y yo tuve que atenderme a mí mismo y al niño, lo cual siempre es, patético. Y cuando me levanté de la cama y la miré lo desordenado que estaba, pensé: Si Yoseline estuviera aquí, tendría la cama y el cuarto ordenado. Pero como estamos solo el niño y yo, creo que la dejaré así. Pero luego me dije: A Yosi le gusta tener la cama arreglada y estará esperando que yo haga lo mismo, y lo hice, no por miedo, sino por precaución, dicen por allí, pero luego caí en cuenta, Miguel, tu mujer me ha instruido muy bien. Amigo, eso es instrucción, entrenamiento, es lo que tiene que poner en el corazón y la mente y la vida de sus hijos, deben saber instruirles.

La princesa hija del faraón vino al rio a bañarse y ahora porque la princesa bajó bañarse en las sucias aguas del Nilo. Ella tenía un palacio y seguro que tenía en su dormitorio un jacuzzi privado, todo de mármol rosado lleno de burbujeante agua perfumada con flores, entonces, porque puedo bañarse al Nilo? Porque aún sin que ella lo supiera, iba a ser instrumento importante en los planes de Dios. Y en el rio, va hasta el sitio exacto en donde estaba flotando el botecito en donde estaba el bebé Moisés. Ella delicada y amorosamente lo levanta sus brazos y reconoce que es un bebé hebreo y en ese mismo momento el bebé llora. Y el sentido maternal de la princesa se despertó y el llanto del bebé derritió el corazón de la princesa. Entonces Miriam, la hermana de Moisés, que había estado observando todo esto, se acercó a la princesa y le dijo: Princesa, si te complace, puedo buscar a una mujer hebrea para que venga y cuide y nutra este niño. Y la princesa, le dijo: Excelente idea, hazlo! Y Miriam corrió donde su mamá y le dijo: Mamá, sabes qué? vas a tener de regreso a Moisés para que lo cuides y alimentes y podrás instruirle y educarle. Y eso es exactamente lo que ella hizo. ¿Como debió ella haber derramado su corazón, su vida, su mente y sus oraciones en el corazón del pequeño Moisés? No es Dios maravilloso? Moisés está siendo destruido por su propia madre y a ella le pagaban por hacerlo. Y cuando ya jovencito, Moisés tuvo todos los gastos pagados en la Universidad de Egipto y tuvo la mejor educación que el dinero puede pagar. En el libro de los Hechos capítulo 7:22 leemos, “y fue enseñado Moisés en toda la sabiduría de los egipcios y era poderoso en sus palabras y obras”.

4. Veamos el último punto que es el más emocionante de todos: La victoria de la Fe. Hebreos 11:24-27 “Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija del faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios que gozar de los deleites temporales del pecado, ahora subraye la siguiente frase, teniendo por mayores riquezas del vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios, porque tenía puesta la mirada en el galardón. Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey, sus padres no tuvieron temor tampoco él obtendría porque se sostuvo como viendo al invisible”. Eso quiere decir que él tuvo una visión fugaz de Jesús que le fortaleció. Moisés tuvo que enfrentar tremendas tentaciones. Aquí es donde viene la victoria. Esto es lo que yo quiero para sus hijos y para mis hijos. Esto es lo que usted debe anhelar para los suyos. ¿Cómo Moisés tomó esa decisión? Esto el núcleo de todo el asunto y quiero darle tres palabras.

  • Primero EVALUACIÓN. Moisés evalúo todo el asunto, vea lo que dice el verso 26, “teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios”. En una mano el vituperio de Cristo, en la otra, las riquezas de Egipto. Moisés evalúa qué es lo más importante. Ahora Moisés, debido a las enseñanzas de sus padres puede ver que las riquezas en Cristo son mucho más importantes que las riquezas de Egipto. Él vio que las glorias del futuro sobrepasaría a los placeres del presente. Él vio que ser un hijo de Dios era mucho más importante que ser nieto del faraón. Él vio que era mucho mejor tener el favor del Rey de reyes, que el favor del rey de Egipto.
  • Segundo, DETERMINACIÓN, leamos el verso 25, “escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios que gozar de los deleites temporales del pecado”. Él escogió y lo hizo a base de la evaluación, la determinación vino por la evaluación, sus hijos no van a determinar el vivir para Dios, sin tener valores apropiados en el corazón. Moisés tuvo que escoger. La vida de sus hijos está la medida por las decisiones que tomen. Lo mismo es con su vida, nuestras vidas son la suma total de nuestras decisiones. Somos libres de escoger, pero no tenemos libertad para no escoger. No somos libres para escoger las consecuencias de nuestras decisiones. Escogemos y luego lo que hemos escogido, nos escogió nosotros. Moisés escogió en base a una evaluación, y esa evaluación le guio a una determinación y la determinación nos guía al siguiente paso.
  • La ELIMINACIÓN. Nuevamente veamos dos versos, primero el verso 24, “Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo la hija del faraón”. Segundo el verso 27, “Por la fe, dejó Egipto”. Veamos el proceso:Primero EVOLUCIÓN, segundo, DETERMINACIÓN y tercero, ELIMINACIÓN. Lo que la mayoría de padres trata de hacer es lograr que sus hijos no hagan esto o no hagan aquello. Dicen: “Salgan de Egipto, no sean seducidos por el rey y todas sus cosas”. Pero nunca les dan buenas razones para que lo hagan. Usted tiene que llegar hasta el cofre de sus valores internos. Una vez que vean esos valores, y que tomen una determinación vendrá el proceso de eliminación. Permítame ilustrarlo: Si usted trata de quitarle un hueso a un perro, probablemente el perro le morderá. Pero si usted pone un trozo o pedazo de carne en el suelo, el perro dejará el hueso y se comerá la carne. ¿Qué es lo que los padres de Moisés pusieron en su corazón? Por así decirlo, pusieron jugosos pedazos de carne, las riquezas de Cristo Jesús. Si sus hijos no ven eso, no aprenden eso, no habrá evaluación, ni determinación, ni eliminación, no tendrán con qué comprar lo que se les presente… y Egipto los habrá conquistado. Pero ustedes pueden ser padres de fe. La visión de la fe, el valor de la fe, la aventura de la fe, le guiará hacia la victoria de la fe.

Hace algunos años, varios científicos construyeron una gran esfera de acero, capaz de llevar a un hombre, a un par de hombres en su interior. Las paredes de la esfera eran muy gruesas y llevaron esa esfera al mar y comenzaron a bajarla hacia la parte más profunda del océano. Llegaron hasta más de diez mil metros de profundidad, lo más profundo que ha llegado el hombre. La presión de agua era enorme. Si esa esfera no hubiera sido de acero grueso, la presión lo hubiera aplastado un como un tarro de aluminio. La esfera tenía una pequeña ventana y por ella, los científicos tripulantes pudieron ver algo que jamás esperaban ver en esas profundidades. Extraños peces que parecían solo tener piel, eran sumamente aplanados y casi transparentes. ¿Cómo podían vivir bajo tan enorme presión del agua? Los científicos dieron la respuesta: Esos peces tenían una presión interna que igualaba la presión externa, lo cual les permitía vivir.

CONCLUSIÓN: Amigo, hay muchas presiones para nuestros hijos en esta época en la cual vivimos y es mejor que usted se asegura de que ellos tengan en su interior algo que les permita seguir viviendo. Esa es su responsabilidad como padres. La escuela, el colegio y la universidad, darán a sus hijos conocimientos académicos, pero sólo usted dentro del hogar les podrá dar las instrucciones bíblicas y prácticas que ellos necesitan. Si usted hace su parte, le aseguro que Dios hará la parte que a Él le corresponde, permítame terminar este mensaje con una oración.

Querido Dios, sólo tú puedes ayudar a padres y madres para que instruyan a sus hijos en tus caminos para que ellos te conozcan y puedan tener las prioridades correctas en sus vidas. Ayúdanos a todos a saber evaluar las cosas, saber determinar las cosas y saber eliminar cualquier cosa que estorbe el cumplimiento de tu voluntad, en nuestras vidas, o el continuo conocimiento de tu palabra. Ayúdanos a ser la clase de padres que debemos ser y ayuda a nuestros hijos para que sean lo que tú quieres que sean. Te lo pido en nombre de tu amado hijo Jesucristo, nuestro Salvador y Señor.

Pastor Miguel Ángel Tellaeche Bechelani.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.