Fotografía: Una pequeña Retrospectiva

Durante un par de años me dediqué fuertemente a la fotografía, experimentando con distintos lentes -mis favoritos terminaron siendo los antiguos lentes soviéticos, manuales-, distintas visiones y distintos tipos de ediciones fotográficas.

Acá hay algo de lo que hice en ése par de años, cada foto tiene una descripción que documenta mi “evolución”, el momento de la foto y por qué es importante -y por qué, quizá, te pueda servir como una forma de alimentar tu propia perspectiva en la foto-

De todas formas, nunca fui mucho más que un “Mono con cámara”, porque así preferí serlo siempre.

Algunos de mis primeros experimentos y mi primera fascinación fue el Bokeh, cosa que me terminaría llevando a comprar varios lentes antiguos que se destacaban por eso (Como cualquier lente Helios) Enero de 2016

Mi primer gran Startrail, tempranamente definí el cielo como una de mis fascinaciones. Una de las cosas que tiene la fotografía, bien ejecutada -o como creo que es bueno ejecutarla- es que te da una perspectiva, ya sea de eventos cotidianos, de eventos históricos u otros, pero especialmente, del paso del tiempo. La fotografía siempre se trata del tiempo. Marzo de 2016

Una de las primeras veces donde me atreví a salir con la cámara saqué esta foto, era el día del Carabinero -y salí precisamente porque iba a estar lleno de carabineros, asumiendo que sería más seguro andar con una cámara- Más allá de los carabineros, fue una experiencia fantástica empezar a perderle el miedo a la fotografía callejera. Ése día, especialmente, aprendí cómo la gente cambia cuando los apuntas con un lente. Abril de 2016

Era una tarde maravillosa, relajada, tranquila después de la lluvia. Estaba solo en casa, fue un día de semana, y el cielo de repente dejó de escupir gotas de agua, al rato empezó a salir el Sol y quedaron algunas nubes dando vuelta. Salí a la calle y tomé esta foto, lo más importante, eso sí, fue que la usé para experimentar con los contrastes en el Blanco y Negro. Abril de 2016

Mi “Banda” actual -en realidad soy yo en todos los instrumentos- se llama Pájaro Eléctrico. Poca gente sabe que le digo “pájaros eléctricos” a cualquier ave que se pose sobre los cables eléctricos de la calle. Este pajarito se posó sobre un cable afuera de mi ventana, y ansioso de probar un lente nuevo que tenía con Zoom, le saqué esta foto lo más silenciosamente posible. ¿No es acaso fantástico como las plumas parecen dibujadas? Junio de 2016

Una de las cosas maravillosas de la fotografía es que te deja guardar momentos especiales a través del tiempo. Estaba pasando por unos días horribles, y por la floración de una de las plantas del jardín que da a mi ventana, empezó a venir un colibrí -o quizá era más de uno y yo creí que era siempre el mismo-, a tomar néctar de las flores, todos los días, a la misma hora. Entonces, todos los días estaba listo con mi cámara encendida y configurada, cuando sabía que iba a venir. Fotografiar aves es uno de los ejercicios que más recomiendo, porque es difícil que un ave -al menos una interesante- pose para ti. Como suele pasar con la gente. Junio de 2016

Mi papá un día dejó una escalera en el patio, y yo estaba aprendiendo a usar un trípode nuevo que tenía -bastante malo por cierto-. Entonces el ejercicio de la noche fue éste: Aprovechando el cielo despejado y la escalera, me fui con el trípode al patio, me subí a la escalera y estuve por lo menos media hora sacando distintas fotos de larga exposición de distintas porciones del cielo -si mal no recuerdo fueron alrededor de 16 fotos- Finalmente “tejí” las fotos, uniéndolas pacientemente en Photoshop, y voilá. Septiembre de 2016

Investigando más sobre fotografía, finalmente llegué a conocer mejor el trabajo de Henri Cartier-Bresson -quien se transformó en mi fotógrafo favorito de todos los tiempos- Y aunque mi cámara “recortaba” los lentes, me compré un lente nuevo, de 50mm -para ver qué tanta maravilla eran- Salí con un amigo a sacar fotos y a probar el nuevo lente, y a tratar de practicar la idea del “Instante Decisivo”, cosa sorprendente y que traté de mantener hasta el último momento. Diciembre de 2016

En el verano de 2017, partiendo en Enero, hubo una serie de incendios forestales en Chile. Una vez que la población se informó, comenzó a llevar ayuda -agua, comida- a los bomberos para que estos trabajaran un poco más cómodos. Esta foto la saqué en una estación de Bomberos, donde un bombero recibía a la gente de todas las edades con sus donaciones.

Una de mis sesiones favoritas: La banda de Jazz Beekman se presenta en la Casa de la Cultura de Rancagua Enero de 2017

Una de mis sesiones favoritas: La banda de Jazz Beekman se presenta en la Casa de la Cultura de Rancagua Enero de 2017

Una de mis sesiones favoritas: La banda de Jazz Beekman se presenta en la Casa de la Cultura de Rancagua Enero de 2017

Por una larga historia que no vale la pena contar -y que terminó siendo más luminosa de lo que pareciera a simple explicación- esta foto la saqué en el primer y último cumpleaños que mi abuelo celebró junto a mi Papá y mi Tía, la primera y última vez que les cantó el “Cumpleaños Feliz” Si eso no es un momento especial, no sé qué podría serlo. Febrero de 2017

Al fin tenía el lente que siempre quise, un Helios. Después de recibirlo en la oficina de correos, salí a sacar fotos a la calle con él, solo con él. La primera foto que saqué con ése lente fue esta, donde me alcanzo a ver en el reflejo. ¡Qué rica la sensación de tener un nuevo lente!, es como una nueva visión, un nuevo punto de vista. Marzo de 2017

Durante unas celebraciones en la plaza de la ciudad de Rancagua se presentaron los clásicos Chinchineros, en éste tiempo yo estaba pegadísimo -y como la mayoría de mi tiempo sacando fotos en realidad- con el trabajo de Cartier-Bresson En éste caso, probé otro formato de fotografía Abril de 2017

Caminando por el centro, me encontré con éste perrito en una carnicería, esperando a que alguien le tirara un hueso. Abril de 2017

Entre varios amigos ayudamos a armar la casa de un amigo, qué rico se siente ayudar así! Un fotógrafo amigo, Álvaro, me habló de la fotografía rusa y de su distinta visión sobre los ángulos, esto fue un ejercicio en captar otros ángulos -sacada desde el techo en construcción- Mayo de 2017

Otra de las cosas buenas de la fotografía es que empiezas a conocer gente -como en casi toda actividad- Dentro de esa gente que conocí, estaba el grupo Igers Rancagua (Síganlos en Instagram como @igersrancagua) Terminé formando parte de éste grupo por un tiempo. Una de las salidas fotográficas que se hicieron fue esta, en una casona abandonada en los bordes de la ciudad. Siguiendo con esos ideales Cartiersianos, saqué esta foto media accidentada, con pésima luz, un filtro de bokeh que me hice yo mismo y un lente viejo. ¡Fantástico! Mayo de 2017

Siempre con el espíritu de experimentar nuevas cosas, y durante una de las salidas de IgersRancagua, saqué esta foto sobre la cual dibujé encima. Junio de 2017

Siempre con el espíritu de experimentar nuevas cosas, y durante una de las salidas de IgersRancagua, saqué esta foto sobre la cual dibujé encima. Junio de 2017

Más que fotógrafo, fui siempre un mono con cámara. Un mono anteriormente entrenado en las artes visuales más representativas -Pintura y Dibujo, un poquito de escultura, o modelado más que escultura- Y dentro de esa rama de cosas, conocí la idea de los “Retratos Sicológicos” -que encuentro que es la única forma decente de retratar a alguien en realidad- La idea es retratar más allá de la apariencia de la persona, retratar también una acción, una expresión definitiva, y usando símbolos definir qué pasa por la cabeza de esa persona -Como referencia, ver el retrato del Papa Inocencio X por el maestro Diego Velázquez- Junio de 2017

Como propuse anteriormente, todo en la fotografía se trata del tiempo. ¿Y cómo entonces capturamos movimiento sin tener más que un punto en el tiempo por cada foto? Una de las formas que encontré fue usar una múltiple exposición. En éste caso, de una bailarina cuyo baile me recordaba al dios Shiva (Natarásh). Junio de 2017

Me gusta pensar que un fotógrafo, al menos en la calle, debería ser como un cazador. Sigiloso, agudo, preciso. Es feo, eso sí, pensar en presas, pero se entiende la idea. Un día, éste día, en un evento sin mucha importancia pero con mucha gente salí a cazar una foto. Resulta que me demoré mucho, y bueno, terminaron dándose cuenta, cazándome a mi de alguna forma. Maravillosa mirada, de todas formas. Septiembre de 2017

En todo oficio y ocupación, llega un punto en el que uno automatiza los procesos y los convierte en algo natural, en lo que no se piensa demasiado -como un conductor acostumbrado ya a manejar controla los cambios sin pensarlo mucho- Felizmente empecé a llegar a éste punto, y por lo mismo mejoré el tiempo de respuesta entre que veía algo y que sacaba la foto. Una de las primeras veces donde me di cuenta de que podía hacer eso fue con esta foto, sacada en Sewell -en el segundo Instameet de IgersRancagua- Septiembre de 2017

Hay varias formas de unir fotos. Una de esas es en la que me basé -aunque alteré bastante- llamada Tricromía La idea principal es que unes tres fotos que sacas rápido una tras otra y luego al “revelarlas” asignas una foto por color -una para el rojo, otra para el verde, otra para el azul-, en éste caso varié un poco el tema de los colores para que se entendiera mejor la foto. Así es como podemos ver gente que pasó cuando se sacó la foto -en mis colores- magenta se sacó, mientras otra gente sale en las fotos Cyan. Septiembre de 2017

¿No encuentra usted fascinante el mundo de las aves?, por pedestres que nos parezcan, con el lente correcto, toda interacción social de todo animal puede llegar a ser interesante, sólo falta tener la curiosidad y hacerlo. Conversando con Marcia en la expo de fotos que sacamos en el Instameet en la plaza, le decía cómo me gustaba la labor de Cartier-Bresson y William Klein, especialmente cómo retrataban a la sociedad. Y le dije, “Mira, te apuesto a que le puedo sacar una foto Bressoniana o Kleiniana a las palomas que están ahí” Obviamente es sólo un ejercicio, pero un ejercicio que me da para pensar Septiembre de 2017

Dentro de esa idea de hacer “retratos sicológicos” me interesó mucho captar el rostro más natural posible de las personas. ¿Qué mejor ejemplo que un montón de soldados?, formados, ordenados, pero aún así, un montón de -prácticamente- niños con ropa que dijimos que significaba algo importante. Es probablemente mi foto favorita, porque precisamente representa muy bien todo lo que aspiré a hacer en la fotografía. Octubre de 2017

Es raro pensarlo, que la fotografía pueda mantener un punto del tiempo a través del tiempo Y que la historia haga algo parecido. Una cosa que encontré fascinante de retratar fueron las representaciones históricas, esta, de la defensa de la trinchera Norte en la Batalla -o desastre- de Rancagua Octubre de 2017

De vez en cuando, especialmente en fechas importantes -como en tu cumpleaños, por ejemplo- es bueno retratarse, como para tener un punto de comparación. Experimentaba mucho con luces y larga exposición en esta época, y terminé sacándome éste retrato, tapado en luces como yo mismo en esos días. Estaba a punto de publicar el álbum Libre del Pájaro Eléctrico y salirme de mi zona de confort musical, me pareció un buen momento para recordar. Octubre de 2017

Se venía el FECIRA -Festival de Cine de Rancagua- y para avisar, pusieron unas letras gigantes con esas siglas en la Plaza de los Héroes. Naturalmente, el habitat de algunas personas en situación de calle, y especialmente de éste caballero, que usó la C como cama para comer algo y tomarse el vino del mediodía. Me gusta la gente así, felizmente inesperada. Octubre de 2017

Después de dar vueltas con una amiga, sacar fotos y conocer gente, me fui a un festival de música llamado “Esperando a Violeta”, donde tocaban, entre otros, la banda Errante -Síganlos en Facebook, son buenísimos- Entre todas las fotos que saqué ese día, creo que esta fue mi favorita precisamente por lo instantánea. Algunos buenos guitarristas se expanden en su guitarra, y se retuercen como nadie más lo haría, un show increíble. Octubre de 2017

Usualmente no suelo hacerle tanto zoom a la cara de la gente, pero había tan poco espacio y estaba con un lente tan “equivocado” para mi costumbre que no me quedó otra, y saqué esta foto durante el festival de Inmigrantes en Rancagua Aprendí, ése día, que no es necesariamente malo hacer tanto zoom en la cara de la gente si se entiende qué hacen. Octubre de 2017

Una de las amigas que tuve en ése tiempo de sacar fotos fue la Chica, una de las personas más espontáneas que he conocido. Tanto así, que es una de las pocas personas que conocí que, incluso posando, pueden salir con cualquier cosa. Una risa, por ejemplo. Enero de 2018

Qué lindo como una niña puede ofrecerle flores a un ser tan monstruoso como un gorila gigante. Lo único en lo que pensé fue en la historia de King Kong. Enero de 2018

Una de las últimas fotos que tomé con mi cámara que en paz descanse. Ése día grabamos una canción que espero publiquemos luego con Max Valdés, y a la tarde, después de un par de cervezas en el cuerpo, fuimos a un evento en el Café Artaza, unos buenos amigos. La Chica estaba cansadísima, así que se recostó un rato detrás de la barra. Febrero de 2018

De los días más felices de mi vida, ¡Se casó mi hermano!, pero resulta que mi cámara había muerto hacía unos meses, y personalmente decidí retirarme por un tiempo de la fotografía. Por suerte pude volver, gracias a la ayuda de mi amigo Jorge Guerrero, que me prestó su cámara y unos lentes. ¡Gracias! Abril de 2018

De los días más felices de mi vida, ¡Se casó mi hermano!, pero resulta que mi cámara había muerto hacía unos meses, y personalmente decidí retirarme por un tiempo de la fotografía. Por suerte pude volver, gracias a la ayuda de mi amigo Jorge Guerrero, que me prestó su cámara y unos lentes. ¡Gracias! Abril de 2018

De los días más felices de mi vida, ¡Se casó mi hermano!, pero resulta que mi cámara había muerto hacía unos meses, y personalmente decidí retirarme por un tiempo de la fotografía. Por suerte pude volver, gracias a la ayuda de mi amigo Jorge Guerrero, que me prestó su cámara y unos lentes. ¡Gracias! Abril de 2018

De los días más felices de mi vida, ¡Se casó mi hermano!, pero resulta que mi cámara había muerto hacía unos meses, y personalmente decidí retirarme por un tiempo de la fotografía. Por suerte pude volver, gracias a la ayuda de mi amigo Jorge Guerrero, que me prestó su cámara y unos lentes. ¡Gracias! Abril de 2018


Originally published at felipe.acunaviera.com.