Para promover la creatividad, estimule las emociones positivas.

Acerca de Positivity de Barbara Fredrickson

Photo by Simon Migaj on Unsplash

Las emociones positivas tienen múltiples beneficios asociados con la salud y el bienestar, pero uno de estos, llamó particularmente mi atención: estimulan una mentalidad expansiva que propicia a la creatividad. Barbara Fredrickson expone en su libro “Positivity” el significado de sus estudios científicos acerca de las emociones positivas, su teoría de “abrir y construir” establece que este tipo de emociones primero nos hacen más receptivos y más creativos; y segundo, nos transforman positivamente debido a que a ayudan a construir recursos que servirán en momentos futuros de nuestras vidas.

Abrir significa que las emociones positivas permiten que ampliemos nuestro campo de visión, coincide con el supuesto de que la capacidad de observación y de ver las cosas desde otra perspectiva es clave para la creatividad. Fredrickson expone que diversos estudios con pruebas controladas aleatorias confirman el vínculo entre una mente expansiva y las emociones positivas.

En uno de los ejemplos a los participantes se les infundió positividad, negatividad o neutralidad, las personas afectadas con positividad se desempeñaron mejor en tareas asociadas a la creatividad: “los investigadores aprendieron que cuando las personas se sienten positivas, su rendimiento en las dos tareas cambió simultáneamente: entre más amplio el alcance de su atención visual, más creativos eran en la tarea verbal.”

Fredrickson confirma así que “…Cuando ves más, más ideas se te ocurren, más acciones se hacen posibles.” Pero si estimular a las emociones positivas propicia a la creatividad, ¿cómo podemos promover las emociones positivas? Fredrickson establece múltiples estrategias, muchas de estas, soportadas por la investigación científica. Dos de ellas me parecen directamente relacionadas con los procesos creativos: la atención plena y la visualización del futuro.

Atención plena implica estimular la emoción positiva de la serenidad, donde la calma permite a la mente la apreciación del entorno, sin juzgarlo y dejando de lado las expectativas. Puede estar asociada también a la práctica de la meditación. Si una de las claves de la innovación es ver lo que otro no han visto, la atención plena sería una herramienta que, además de estimular la emoción positiva de la serenidad, propicia una visión expansiva del mundo que nos rodea. Imagino estimular esta emoción durante un ejercicio de observación que fuera guiado por una especie de meditación, un espacio de atención donde vamos observando paso a paso los elementos del entorno en el que nos encontramos.

Fredrickson cita a Kabat-Zinn: “atención consciente significa prestar atención en una forma particular: con propósito, en el momento presente, y sin juzgar”.

La otra estrategia, una menos contemplativa y más generativa, es la de la visualización del futuro, prácticamente algo que buscan generar todos los procesos de innovación: plantear un futuro posible. Visualizar un futuro personal propicia emociones positivas, convertir en imágenes mentales lo que se espera que suceda, puede evolucionarse, desde el punto de vista de herramientas de diseño, a procesos más tangibles como practicar juego de roles, dibujar bocetos de ideas, o construir storyboards de experiencias del usuario.

Pareciera que las herramientas de creatividad en sí mismas, aplicadas con la actitud adecuada, propiciaran también las emociones positivas y a su vez nuevamente a la creatividad.

Desde luego, una forma de estimular las emociones positivas es poner en cintura a las negativas. Además de su teoría de abrir y construir, Fredrickson establece que hay una dosis mínima de emociones positivas que determina un cambio entre la insatisfacción y el florecimiento personal. Según el índice Losada 3 a 1 es la receta, por cada emoción negativa debería haber 3 positivas. Sus estudios indican que por encima de esa receta se propicia sustancialmente el desarrollo del potencial de las personas.

Un consejo para las personas y organizaciones interesadas en estimular la creatividad y las precondiciones para la innovación en sus organizaciones: comiencen por estimular las emociones positivas.