¿Se aprende con el pelo o con el cerebro?

Facebook

La noticia me incomodó mucho: un grupo de estudiantes de un colegio católico en Puerto Rico fueron suspendidos por teñirse el cabello de color rubio, en apoyo al Equipo Nacional de Béisbol.

Facebook

Sí, es una moda que comenzaron los jugadores: se ha desatado un furor y ahora todos en Puerto Rico quieren tener el pelo rubio (o, según a quién le preguntes, color oro, como el oro que los boricuas esperan conseguir en el Clásico Mundial de Béisbol). Por esto, muchos hombres, adultos y niños, han querido imitar a sus jugadores favoritos.

Eso fue lo que hicieron los chicos de este colegio, y terminaron suspendidos. Increíblemente, se les quitó el derecho a estudiar y aprender debido al color de su cabello. El colegio, cuestionado por su decisión, se refugia en su reglamento escolar, indicando que éste prohíbe el cabello teñido y los recortes modernos.

Y esto a mí me indigna, me irrita, y me molesta.

Primeramente, hay algo que no entiendo ni entenderé nunca: Según el reglamento, si es rubio natural, puede estudiar. Si se pintó el pelo de rubio, no puede. Si es nena y tiene pantallas, puede estudiar. Pero si es nene, Dios libre, no puede. ¿Será que se dan cuenta de lo absurdo del reglamento, o todavía no? Podrán ser normas, pero son normas ridículas y arcaicas que hay que revisar.

En segundo lugar, la decisión de cómo tiene el pelo un menor debería depender de sus padres, si ellos lo permiten o no, no de ningún colegio. Son los padres los que, según su criterio, deben decir qué modas usarán o no sus hijos.

Y por último, lo más importante: se los juro, por más que leo y busco, no he encontrado un solo estudio que diga que el pelo pintado, las pantallas o aretes, o los recortes modernos afecten de forma alguna el aprendizaje. Y si no les impide aprender, ¿cuál es entonces el problema? ¿Por qué muchos colegios en el país insisten en mantener reglas que no tienen ninguna lógica ni fundamento?

Yo no sé qué pasará con el colegio, ni con los chicos, ni con sus padres.

Probablemente, les teñirán el pelo otra vez de negro o marrón, que tal parece que son colores más sobrios y dignos de un colegio. Sin embargo, sí estoy seguro de lo que haría yo en esa situación.

Yo como padre, le preguntaría al director o directora del colegio, directamente, sin titubeos y mirándole a los ojos:

Dígame usted, ¿se aprende con el pelo o con el cerebro?

Entonces, consideraría la opción de llevarme a mi hijo a estudiar a otro lugar, uno donde su argumento de defensa no fuera “porque lo dice el reglamento”, uno donde sí supieran la respuesta a esa simple pregunta.

Para más escritos como éste, visita mi página web: SanandoConCreatividad.com o sígueme en Facebook en: Sanando con creatividad.