Xbox One S, una maravilla presentada a destiempo

No se puede hacer mejor una consola. Tampoco se puede elegir peor momento para llevarla a las tiendas.

Presentada en el E3, la mayor conferencia anual en la industria de los videojuegos, y puesta a la venta el 2 de agosto, Xbox One S es una revisión fantástica de la Xbox One original.

Por fuera tiene una identidad muy clara. Es una consola elegante, moderna, comedida; una lección de diseño a una industria que destaca por su mal gusto.

Por dentro hay mejoras en ingeniería dignas de mención, lo que ha posibilitado que el sistema sea un 40% más pequeño. La simplicidad y elegancia de lo que se ve no contrasta con su interior, que consta sólo de las piezas únicas y necesarias para el correcto funcionamiento de la consola.

Llama la atención lo inteligente del diseño, que transforma una necesidad —como lo es la ventilación de los componentes electrónicos— en una seña de identidad estética. La mitad de la consola adopta un motivo de rejilla en el plástico, lo que permite que el aire fluya y, a su vez, emplazar un enorme ventilador sin perjudicar la apariencia de la carcasa.

Motivo en rejilla para que el aire frío entre / Microsoft

Un ventilador grande tiene una ventaja clara: más caudal de aire en menos revoluciones por minuto. Es decir, menos ruido.

El disipador en el que va montado el ventilador dispone de aletas de aluminio, típico en los ordenadores de entusiastas, no en productos de este precio. Es brillante. La consola será mucho más silenciosa que una PlayStation 4.

Ventilador y disipador de aluminio de Xbox One S / iFixit

La fuente de alimentación es otro tanto para la marca. Ahora está dentro de la carcasa y es diminuta pese a su potencia ya que se usa un solo cable que distribuye a toda la placa las diferentes tensiones.

La fuente de alimentación de Xbox One S / iFixit

El mando es otra virguería. No se ve ni un solo tornillo.

Mando renovado de Xbox One S / iFixit

Vistas todas las piezas se entiende la proeza realizada al disminuir el tamaño de la consola. Es imposible hacer un ordenador mejor a ese precio. Sin duda el mejor centro multimedia que hay ahora mismo a la venta.

Todas las piezas que conforman Xbox One S / iFixit

Microsoft tuvo la brillante idea de anunciar su nuevo proyecto: una consola, denominada "Scorpio", que será muchísimo más potente que la que quieren vender ahora, minutos después de su presentación en la conferencia. El efecto X-borne.

Una piedra más que sumar a las que la compañía se arrojó a su propio tejado con la comunicación de la primera versión y la estrategia de convertir Xbox One S en un PC con Windows más. Sin juegos exclusivos, sin alicientes.

Pena que el propósito principal de cualquier consola sea jugar.