Gente FEM:

¡Christian es de Puerto Rico pero parece local!

20 años, politólogo, voluntario Fem / AIESEC.

Christian at the Clock Tower

“Cartagena para mí es sinónimo de dinamismo, tiene la capacidad de brindarte experiencias únicas, distintas, es un espacio que parece reducido pero es gigantesco. Desde levantarme en las mañanas y tener que tomar un bus que a veces demora dos horas y media para llegar a mi destino cuando en Puerto Rico viajar de punta a punta dura demora también dos horas y media, es toda una experiencia. Lo mejor fue aprender que hay muchas formas distintas de hacer las cosas, algo tan simple como ver toda la economía que gira en torno al trayecto del bus, el cantante que se sube, el sparring que está llamando a la gente, el conductor alegando, la gente que va para su trabajo llega el momento en que todos somos la misma persona y tenemos que montarnos ahí. En Puerto Rico el transporte colectivo es mirado como un retraso, aquí veo que es lo contrario, es la posibilidad de convergencia de todo un pueblo.

Cuando llegué a FEM me recibió Ana María, una politóloga como yo, que está dirigiendo una organización sin ánimo de lucro, y por un segundo me vi a mi mismo, lo que quiero ser en el futuro lo vi reflejado en su figura y el ver que todo esto es posible, que FEM en tan poco tiempo ha subido tanto y que tiene tanto futuro, es emocionante. Esta oportunidad me ha creado la visión de que todas las cosas son posibles, de que no son fáciles, pero que si no hacemos lo que tenemos que hacer pueden ser mucho peor, así que tenemos que ponernos a trabajar. En Puerto Rico la gente tiene pánico de chocar o de cambiar el status quo. Pero aquí la gente está más dispuesta a interactuar, a que chocar no es malo, a que confrontar una realidad con otra no es equivocado. Cartagena te da una sorpresa todas las mañanas, te da una sorpresa todos los días, y el tener la mentalidad de que a lo mejor esto no es lo planificado pero esto es lo que hay me ayudara mucho de vuelta a Puerto Rico.”