Día tres en Viena

Me desperté tarde = 8 am. Me sentía tan agotada que no quería salir de la cama, literal no sé cómo lo logré, pero me metí a la regadera y me bañé. Me puse un vestido, pero he estado sudando mucho y creo que esta tela hará que me arrepienta en unas horas. O será que esto no le pasaría a las flacas?

Salí del depa y me percaté que ya habían entrado les niñes a la escuela – ayer vi que iban camino a la escuela – y me percaté de de los diferentes colores de monopatines estacionados afuera de la primaria, todos con sus cadenas amarrados a la reja, me gusta esa imagen; la segunda era un grupo de niñes con su maestra y un señor policía y les estaban enseñando a cruzar la calle, literal. La maestra un lado un niñe a la vez le decía que cruzara, el policía en medio de la calle dando indicaciones de mira hacia ambos lados y cruzar al otro lado.

Esto está relacionado con el monopatín, ya que les niñes desde muy pequeñes van soles a la escuela, cruzan calles, usan el transporte público o van en su monopatín; la educación vial se vuelve fundamental.

Me subí al metro, transbordé tres veces y me bajé en Zieglergasse (U3 – color naranja). Lo primero que vi es mucha gente esperando a que abriera el HM, supongo qué hay rebajas. Estoy en un restaurante desayunando una crepa deliciosa rellena de alcachofas, jitomate seco, arugula, queso crema, semillas de sesamo y aceite de oliva, buenaza y enorme. De tomar pedí un jugo de naranja. y un café late, el jugo bien, muy diferente al mexicano y el café meh! Hubiera sido mejor pedir el expreso. El restaurante se llama Rote Rübe y su especialidad son las crepas, si david hubiera estado aquí, yo hubiera pedido una crepa dulce, para poder probar la crepa salada que seguro hubiera pedido. Aun así, las alcachofas me encantan, así que, so far so good.

Nota: no aceptan tarjetas (como en la mayor parte de Vienna, así qué hay que traer efectivo) el restaurante sólo tiene 4 mesas, perfecto para venir a leer en la mesa junto a la ventana llena de orquídeas, no hay wifi.

Ya voy tarde a mi reunión, pero la crepa está buena.

Los episodios se han puesto buenazos, hubo discusiones entre la liga arabe, Estados Unidos y algunos países europeos. La discusión se hizo política, y fue excelente poder presenciarlo. Estar en #Viena en #NacionesUnidas es una experiencia muy chida.

Aún no decido qué hacer el día de hoy. Quizá solo vaya a cenar y a dormir, no hay mucho qué hacer en la noche.

A la hora del lunch, no salí a comer, había una reunión de capacidades espaciales en Latinoamérica, México presentaba. Se quedó conmigo mi nueva amiga Allegra, ella es la representante de Space Week Estados Unidos, es muy interesante. Después de eso hubo un cocktail (bocadillos, vino y agua), como había tenido un desayuno realmente grande, estuvo perfecto el tentempié. Después continuó hasta las 6 de la tarde.

Por la tarde acompañé a Allegra al departamento donde se estaba quedando, vaya que estaba lejos, bueno, tuvimos que tomar tren regional para llegar, y yo pensaba que donde yo estaba era ya lejos. El departamento es muy bonito, pertenece a los amigos de sus papas (les amigues de sus papes). Después de ahí fuimos al hotel Sacher, es muy turístico y famoso, comimos el pastel sacher y tomamos chocolate, la verdad nada del otro mundo y es caro, pero digamos que es algo súper típico de hacer en Viena, así que check!

El cielo estaba increíblemente azul

Después descubrimos que era el día de la noche más larga de las iglesias, whatever that means, pero era que las iglesias iban a estar abiertas hasta tarde, entramos a ver la de Stephen y no sé cómo terminamos en las catacumbas, me ahorre 15 €! Como cualquier catacumba, no tenía nada de especial, más que tumbas y cosas de la antigüedad como gárgolas (¿quién habrá diseñado las gárgolas? ¿Quién tenía esos monstruos en la cabeza?) hacía mucho frío y pues está chido pensar en qué es lo qué pasó en esos pasillos tan tenebrosos. Tantos espíritus rodeaban los caminos subterráneos de la iglesia que mi celular murió, lo que implicaba que con él se iban los mapas.

Salimos de ahí porque Allegra empezó a freakearse con lo subterráneo y saliendo no sabíamos para donde ir, así que preguntamos en un restaurante, muy amablemente nos dijeron cómo llegar al Caktus bar, donde veríamos a nuestros amigues.

¡Lo logramos! Era un tipo antro, not mu thing porque #treintaydos pero bueno, me di cuenta que en Viena no tienen la ley de no fumar en espacios cerrados, así que la juventud (la tía está escribiendo) fumaba, ahora que soy ex fumadora no disfruto eso, lo bueno es que también hay un espacio en la parte de atrás para los losers que no fumamos, já! Ahí estuvimos con Kevin un tipo que trabaja en NASA, tiene 3 hijos y parece de 27 años, es muy chistoso, muy gringo, como Allegra, sé que es un estereotipo, pero es muy fácil ver lo felices que son, já!

¡Lo logramos! Era un tipo antro, not mu thing porque #treintaydos pero bueno, me di cuenta que en Viena no tienen la ley de no fumar en espacios cerrados, así que la juventud (la tía está escribiendo) fumaba, ahora que soy ex fumadora no disfruto eso, lo bueno es que también hay un espacio en la parte de atrás para los losers que no fumamos, já! Ahí estuvimos con Kevin un tipo que trabaja en NASA, tiene 3 hijos y parece de 27 años, es muy chistoso, muy gringo, como Allegra, sé que es un estereotipo, pero es muy fácil ver lo felices que son, já!

A media noche, decidimos que era suficiente, teníamos que comer algo. Así que Kevin nos abandonó y ella y yo fuimos por un falafel, la comida de la gente reventada como yo no soy. Pero igual estaba buenazo! Nos tomamos una cerveza y nos fuimos a una banca a platicar. Estuvimos como una hora ahí, y de la nada nuestros amigues aparecieron, fue la salvación porque no sabíamos cómo llegar al metro.

Caminamos con ellos al metro, y nos despedimos. Que horror tener que esperar el tren regional.

Llegué al depa y le dije a David que no servía mi cel, y pues hasta las 2 am revivió! Me dormí feliz y tranquila de que seguía estando comunicada.

Like what you read? Give LGH a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.