Giselle Barrail: “No porque una regata sale mal hay que colgar los remos. La perseverancia es la clave”

El remo en Paraguay tiene una vasta historia de grandes atletas que entregan su alma en cada remada, pero no todos los que hoy son grandes nombres del deporte a nivel nacional empezaron remando.

Hoy te queremos hablar de Giselle Barrail, quien lleva veinticinco años remando sin parar.

Podemos decir que el remo es un deporte que se lleva en la sangre: Su papá y su abuelo eran remeros en el Deportivo Sajonia y su tía también remaba, pero ella empezó su vida deportiva con el tenis y con otros deportes.

“Sentía que ninguno de esos deportes me llenaba, entonces un día le dije a mi papá “¿Qué puedo hacer?” y el me dijo “¿Y por qué no probas remo?” y ahí empecé. Y cuando yo empecé no había competencias en femenino” comentó Giselle.

Dado que hubo un periodo largo en el que no se registraba participación de mujeres en las competencias nacionales, Giselle fue una de las primeras en participar en la primera regata de mujeres que se realizaba después de un intervalo considerable de tiempo, en el año 1990.

“Fue el tiempo en el que parecía que empezó todo de nuevo porque empezó a haber más participación femenina, en esa época en Uruguay se hacía también el primer sudamericano de damas” declaró, recordando que fue su primer campeonato sudamericano de remo y también comentando sobre el crecimiento del deporte tanto a nivel nacional como regional, porque se fueron agregando más categorías en femenino.

De todas las cualidades del remo, todos coincidimos en que la longevidad de la carrera de un atleta es la más resaltante de todas. Giselle en veinticinco años de carrera, nunca paró de remar.

“Yo soy testigo de que paró y si fue durante cuatro o cinco meses, ya es exagerar. Remó hasta durante sus dos embarazos” confesó Rita Correa, su compañera de bote, entre risas.

El remo le dio varias anécdotas, desde la comida que no era lo mejor del mundo hasta dormir debajo de un estadio. Tantas historias para contar, pero la más recordada es haber chocado contra la boya en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo, República Dominicana, en el 2003.

“Competíamos en dobles, pero también en singles; nosotras nos prestábamos el bote. Se subió Giselle y nunca más volvió. Pasaba el tiempo y tenía hechos solamente 1500 m” Rita nos ilustraba la escena “Lo siguiente que pasó fue que la pista se llenó de isopor, estaba todo blanco…”

“La punta del bote (que por lo general está pegada nomas) se quedó atascada dentro de la boya, tuve que escarbar para quitarla, porque sin eso no se puede competir. Me acuerdo que lo único que pensaba era “Rubén [su entrenador] me va a matar” y no sabía que hacer.”, comentó Giselle, entre risas. “Pudimos volver a pegar la punta antes de que alguien se dé cuenta, por suerte.”

Las carreras de los atletas no son todo color de rosa, todos tienen sus altibajos y sobre esto, Giselle solamente rescata todo lo positivo y las lecciones aprendidas.

“No todo es perfecto, hay cosas buenas y cosas malas, pero cuando haces lo que te gusta, te aguantas ciertas cosas. Es una muy linda experiencia, yo sigo remando porque es lo que me apasiona y a lo largo se hacen muchas amistades, aprendés muchas cosas. Trabajar en equipo, disciplina, a manejarte con la gente…” explicó, recordando algunas historias de sus competencias.

En su trayectoria deportiva, Giselle estuvo nominada en el premio “Mejor Ex Atleta/Atleta Veterana” del Comité Olímpico Paraguayo, en el año 2012. “La nominación para ese premio para mí fue una sorpresa”, narró.

Y nos dejó un gran mensaje para los atletas que están iniciando (y no tanto):

“La perseverancia es lo primero. Perseverar porque siempre habrá momentos en los que las cosas salen bien o que salen mal, no desilusionarse a la primera. No porque una regata te sale mal hay que colgar los remos. La perseverancia es la clave, pero también la disciplina. Con el esfuerzo uno llega y consigue. Y hasta que no termina la cancha, hay que pelear…”
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.