Suecia podría dejar de usar efectivo antes del 2023

Suecia se está alejando del efectivo a favor de las tarjetas y las aplicaciones de pago móvil. Según un nuevo estudio, la nación está en camino de dejar el dinero en efectivo por completo para 2023, aunque los minoristas esperan seguir aceptando efectivo por un par de años más después de eso.

Ya es considerada la sociedad sin efectivo mas grande del mundo. Más suecos tienen acceso a una tarjeta de pago que a dinero en efectivo, según los datos del banco central del país, el Riksbank. Y la abrumadora mayoría de la nación, el 85 por ciento, tiene acceso a la banca en línea.

El país escandinavo ha visto caer la circulación de billetes y monedas como porcentaje del producto interno bruto (PIB) año tras año, ya que los suecos hacen menos retiros y buscan métodos digitales para pagar cosas, como tarjetas y dispositivos móviles.

Esta observación no es completamente nueva. Los que visitan por primera vez las calles de Estocolmo han vislumbrado el cambio al móvil, incluso personas sin hogar que venden la popular revista callejera “Situation Stockholm” se encuentran equipados con lectores de tarjetas portátiles. Si asiste a la iglesia, las donaciones se cobran con tarjeta, según Credit Suisse.

De hecho, Suecia puede ser completamente digital en solo unos pocos años. Las encuestas realizadas a varios minoristas suecos revelaron que cerca de la mitad esperan dejar de aceptar efectivo para el 2025. Actualmente, el 98 por ciento de todos los minoristas aceptan pagos en efectivo, pero solo el 18 por ciento de todas las transacciones involucra efectivo.

Suecia ciertamente parece estar a la cabeza en lo que respecta a la falta de efectivo, pero varios otros países están viendo tendencias similares.

Se cree que los países vecinos, Noruega y Dinamarca, están muy cerca, y el Reino Unido está viendo su propio cambio hacia los pagos digitales. En Gran Bretaña, está surgiendo una ola de bancos digitales que ofrecen solo una aplicación y una tarjeta de débito sin contacto.

Puede que a Japón le parezca prudente seguir los pasos de Suecia al eliminar el efectivo para resolver muchos de sus problemas económicos.

Aunque Japón actualmente está calificado como uno de los usuarios más bajos de tecnología financiera, Mukherjee confía en que Japón podría realizar una transacción rápida a una sociedad sin efectivo. No hay ninguna razón por la cual Japón tecnológicamente hábil no pueda llegar allí incluso antes”.