La pareja de Joy

Joy en inglés es alegría. A Joy Mangano le hicieron una película. Al ver la película, razoné el artículo que están leyendo. Pero el artículo no se centra en Joy, sino en su ex marido, y el papel que tuvo en el arduo, tortuoso, intrincado camino al éxito de ella, de Joy, de alegría.

Como escribe Elizabeth Rodríguez en La pareja y su formación, El ser humano no está preparado para nacer, crecer, reproducirse y morir solo. Necesita de otros en todo el trayecto de su existencia. A partir del nacimiento nuestra vida será siempre un proceso, una sucesión de experiencias, relaciones, vínculos y conexiones que darán cuenta de una historia personal de permanente interacción con el mundo, con los otros. Nuestras relaciones amorosas son parte de una realidad fundamental de la existencia, y su nacimiento y fin son difíciles de comprender y aceptar. Para entender por qué escogemos a una persona como pareja y no otra y por qué nos definimos por ciertas amistades, estilos de vida, etcétera, es indispensable conocer la huella que dejan la historia y la historia personal (Estrada, 1996).

En su diálogo El Banquete, Platón hace referencia al origen del hombre según la mitología griega. Ésta afirma que los primeros seres humanos eran entidades esféricas perfectas, con cuatro brazos, cuatro piernas y una cabeza con dos caras que miraban a lados opuestos. Estas esferas humanas poseían cualidades tan magníficas que los dioses, por envidia y temor, los cortaron a la mitad para reducir su potencia. Estas dos partes, el hombre y la mujer, desde entonces luchan por reencontrarse (Sanford, 1974).

Antiguamente, la mayoría de los matrimonios eran arreglados con base en motivos económicos, políticos o sociales. El enamoramiento era considerado la receta ideal para la ruptura y en esos tiempos no existían divorcios. Hoy en día, que tenemos la libertad de casarnos con la persona que amamos, con la que realmente nos puede hacer sentir feliz, el índice de divorcios es el más alto en la historia de la humanidad.

Ahora bien, en la película vemos que Joy es una madre divorciada de dos hijos, quien trabaja como empleada en una aerolínea. Vive con sus dos hijos pequeños, su madre Terri, su abuela Mimi y su ex marido Tony (nuestro protagonista) en la urbanización de la clase obrera de Peconic, Nueva York. Sus padres están divorciados, y su madre y su padre pelean cuando su padre aparece en la casa, como si fuera un vendedor ambulante. La hermanastra más vieja de Joy, Peggy, es una superacusadora que constantemente humilla a Joy delante de sus hijos por su fracasado matrimonio. Peggy y el padre de Joy, Rudy, están muy cerca. Terri pasa todo el día acostada en la cama viendo las telenovelas como un medio de escapar de su vida, dejando a Joy la responsabilidad de dirigir la casa. Sólo la abuela de Joy y su mejor amiga Jackie la animan a perseguir sus ambiciones de invención, la que tenía desde que era apenas una niña.
 
 Después de divorciarse de su tercera esposa, el padre de Joy comienza a salir con Trudy, una viuda italiana rica con algo de experiencia comercial. En un viaje, Trudy, Joy y su familia derraman vino tinto en el bote de la acaudalada Trudy. Joy intenta limpiar el desorden. Mientras lo hace, se corta las manos con los vidrios de las copas al exprimir el trapeador. Al regresar del viaje, se le ocurre la idea de uno de sus inventos más consagrados, la fregona self-wringing. Construye un prototipo con la ayuda de los empleados en la tienda de su padre. A continuación, convence a Trudy para invertir en el producto. Hacen un trato con una empresa en California, propiedad de un hombre en Dallas, para fabricar las piezas de la fregona a un precio bajo. Con el fin de evitar un posible juicio, Joy también paga 50.000 dólares en regalías a un hombre en Hong Kong que supuestamente ha creado un producto similar. Cuando la compañía repetidamente le grita a Joy por partes defectuosas que crean, Joy se niega a pagar los honorarios y le dice a su padre, Trudy y Peggy que no los paguen.

Joy necesita una forma rápida y fácil de anunciar su producto, y es capaz de reunirse con el ejecutivo de QVC Neil Walker, con la ayuda de Tony (el ex marido, quien consigue el contacto), y que a pesar de estar divorciada de Joy, permanece cerca de ella, para darle el apoyo que no tiene de sus familiares. Neil está impresionado de ella y de su nuevo producto y muestra Joy sus infomerciales, donde las celebridades venden productos del empresario a través de un sistema de teletón. Neil le dice a Joy que fabrique 50.000 fregonas. El primer infomercial falla. Pero el día siguiente ella convence Neil para dejarla hacer el infomercial. Una vez que el segundo infomercial se hace, Joy y su producto se convierten en un éxito de la noche a la mañana.

La abuela de Joy muere repentinamente. Rudy y Trudy envían a Peggy a California para conducir el negocio de Joy. Después, Peggy le dice a Joy que pagó los excesivamente altos costos de producción, a pesar de que Joy les dijo que no los pagaran. Ella ahora reclama a Joy que ella y Rudy tienen un producto propio para enviar a QVC, que creen que será mejor que el de Joy. Joy se enoja y viaja a California para reunirse con el fabricante, que se niega a devolverle el dinero. Entonces ella descubre que el fabricante está a punto de patentar fraudulentamente su diseño y demandarla a ella, en vez.

El abogado de Trudy revela que no hay nada que puedan hacer para evitar esto, ya que Peggy pagó los cargos excesivos y Joy se ve obligada a declararse en bancarrota. En eso, ella descubre que los fabricantes la han estado timando todo ese tiempo. Al enterarse de esto, viaja a Dallas para confrontar al dueño, Derek Markham. Ella le revela a Markham que hizo una llamada al hombre que supuestamente pagó los derechos de autor en Hong Kong, para explicarle sobre el producto, pero que le dijo a Joy que él no tenía conocimiento de la mop (el producto) que se está haciendo o de los derechos de autor, demostrando con eso que Markham y la compañía manufacturera estaban cometiendo fraude y malversación de fondos, lo que obliga a Markham a pagarle a Joy.

Varios años después, Joy es millonaria, una exitosa empresaria que ayuda a otros jóvenes inventores a desarrollar sus ideas. Jackie (su amiga de siempre) y Tony (su ex marido) siguen siendo sus asesores más valorados.

Como explica Juan Ortega Rojas en su trabajo de investigación, El vínculo de pareja: una posibilidad afectiva para crecer, 2012. El vínculo de pareja se constituye en uno de los más importantes que construyen las personas en sus vidas. Tal relevancia implica, por un lado, la revisión de esquemas personales, sobre el concepto que se ha creado sobre este y, por otro, la disposición de aprender cosas nuevas y, con estas, asumir actitudes que tienen que ver con varios aspectos. Dentro de estos, podrían mencionarse los siguientes:

i) aceptar a la persona tal cual es, en tanto algunos rasgos no atenten contra la dignidad de la otra,

ii) mantener apertura constante a la comunicación, en particular, en momentos de crisis,

iii) conocerse y valorarse a sí mismos, antes de conocer y valorar al otro,

iv) mantener o crear detalles que, de antemano, se sabe producen gratificación en la pareja,

v) respetar compromisos adquiridos y

vi) tratar de vivenciar cosas, a través del movimiento de roles como una de las estrategias.

Cada uno de esos elementos, debidamente desarrollados, se constituye, a su vez, en recomendaciones que, de ser adecuadamente implementadas, facilitan la creación de vínculos más saludables y duraderos.

Como seres sociales que somos, los seres humanos, en su mayoría, mantenemos, a lo largo del ciclo vital, diversidad de vínculos, dentro de los cuales y según algunos teóricos (Buscaglia, 1994; Satir, 1988; Villarreal, 1997), el de pareja ocupa un lugar muy importante.

Con esto en mente, pensemos en el vínculo que había entre Tony y Joy. Tony nunca abandonó por completo el vínculo afectivo que tenía con ella, aún y a pesar de, legalmente, haber perdido ese vínculo. Para los terceros (familia, sociedad), ambos eran unos fracasados, ya que no eran personas “emprendedoras”, ni exitosas.

La pareja de Joy en la película es una invención del director, ya que, en la vida real, el ex marido de Joy no es, ni venezolano, ni tampoco un cantante frustrado, eso lo hicieron de así para adaptarlo al actor, el venezolano Edgar Ramírez. Pero el punto es que la pareja, no hacía bien su rol, como pareja, (si tomamos en cuenta las opiniones convencionales al respecto), pero, de alguna manera, a través de otro modo, sí cumplía ese rol. Pero volvamos a ella, a Joy.

Joy probó luego, vemos en la película, que todos estaban equivocados, ella podía también crear una empresa, con su ingenio. Durante el proceso, de convencer a los terceros (a la sociedad/familia), de su capacidad, el ex marido de Joy, Tony, siempre estuvo ahí (todavía un fracasado). Pero para Joy, el apoyo que recibió de él, representó un soporte vital para que ella pudiera concretar sus sueños y experimentos.

Los que nos hace preguntar: ¿quién puede ser una pareja ideal?

¿Aquél que sea exitoso?

¿Aquél que se parezca al otro?

¿Aquél que llene unos requisitos “preestablecidos”?

No, la pareja ideal es aquella con la cual creamos un vínculo que nos ayuda a afrontar las dificultades de la vida.

No dejen que los demás, los terceros (sociedad/familia) les persuadan de elegir o mantener a sus parejas respectivas, por las razones que sean. Si con ellas encontraron ese vínculo, no la dejen por nada del mundo.

@NANO_laguna