¿Y … en dónde está el ahorro?

i

Según el libro 50 Teorías económicas sugerentes y desafiantes (2010): el capitalismo es el sistema económico por el cual los medios de producción (fábricas, etcétera) y distribución son fundamentalmente propiedad de particulares o de sociedades privadas. Los precios de la mano de obra y de los bienes se determinan en el mercado libre, y no es el gobierno central quien los fija. Los beneficios de las empresas o, en el caso de la mayoría de las sociedades anónimas, se distribuyen entre los accionistas.

ii

De lo poco que he leído, el capitalismo divide a la sociedad en dos grupos de personas, los que invierten, y los que consumen.

Los que invierten son, aquellos particulares (sociedades privadas, anónimas, accionistas) que le hacen con el único fin de aumentar su capital.

Los que consumen son, aquellos que trabajan para los particulares.

iii

Noam Chomsky: basicamente hay, los que dan ordenes y los que las cumplen.

iv

Del libro de Yuval Noah Harari: De animales y dioses. Breve historia de la humanidad (2011):

16
El credo capitalista
El dinero ha sido esencial tanto para construir imperios como para promover la ciencia. Pero ¿es el dinero el objetivo último de estas empresas, o quizá solo una peligrosa necesidad?
No es fácil entender el verdadero papel de la economía en la historia moderna. Se han escrito volúmenes enteros sobre la manera en que fundó estados y los arruinó, abrió nuevos horizontes y esclavizó a millones de personas, hizo girar las ruedas de la industria y condujo a cientos de especies a la extinción. Pero para comprender la historia económica moderna, solo necesitamos comprender una única palabra. La palabra crecimiento. Para bien o para mal, en la salud y en la enfermedad, la economía moderna ha crecido como un quinceañero saturado de hormonas. Se come todo lo que encuentra a su paso y añade centímetros con más rapidez de lo que se tara en contarlos.
Durante la mayor parte de la historia, la economía mantuvo aproximadamente el mismo tamaño. Sí, la producción global aumentó, pero esto se debió principalmente a la expansión demográfica y a la colonización de nuevas tierras. La producción per cápita se mantuvo estática. Sin embargo, todo esto cambió en la época moderna. En 1500, la producción de bienes y servicios era del orden de unos 185.000 millones de euros; en la actualidad se sitúa alrededor de los 45 billones de euros. Y aún más importante, en 1500 la producción anual per cápita era de 400 euros de promedio, mientras que en la actualidad cada hombre, mujer y niño produce, de promedio, 6.500 euros. ¿Qué es lo que explica este crecimiento?
La economía es un asunto notoriamente complicado. Para hacer las cosas más fáciles, imaginemos un ejemplo sencillo.
Samuel Avaro, un astuto financiero, funda un banco en El Dorado, California.
A. A. Marullero, un constructor con futuro en El Dorado, termina su primer trabajo de enevrgadura, y recibe el pago en metálico por la cantidad de 1 millón de dólares. Deposita esta suma en el banco del señor Avaro. Ahora el banco dispone de 1 millón de dólares en capital.
Mientras tanto, Juana Rosquilla, una cocinera experimentada pero pobre, piensa que existe una oportunidad de negocio: en su parte de la ciudad no hay una panadería y pastelería realmente buena. Pero no tiene suficiente dinero propio para comprar una instalación completa con hornos industriales, fregaderos, cuchillos y cacerolas. Se dirige al banco, presenta su plan de negocio a Avaro y lo persuade de que se trata de una inversión que vale la pena. Este le concede un préstamo de 1 millón de dólares, acreditando dicha suma en la cuenta de Rosquilla.
Juana contrata a Marullero, el constructor, para que construya y amueble su pastelería. Su precio es de 1 millón de dólares.
Cuando ella le paga, con un chuque contra su cuenta, Marullero lo deposita en su cuenta en el banco de Avaro.
De modo que ¿cuánto tiene Marullero en su cuenta bancaria? Correcto, 2 millones de dólares.
¿Cuánto dinero en efectivo tiene en su caja fuerte del banco? Correcto, 1 millón de dólares.

(El autor explica que el constructor “no terminó de construir la panadería con ese millón”, así que pide 1 millón más a Rosquilla, y ésta, a su vez, los pide al banco. Marrullero tiene ahora 3 millones en su cuenta).

Las leyes bancarias estadounidenses actuales permiten que el banco repita este ejercicio otras siete veces. El constructor tendría al final 10 millones de dólares en su cuenta, aunque el banco sigue sin tener más que 1 millón de dólares en su cámara acorazada. A los bancos se les permite prestar diez dólares por cada dólar que posean realmente, lo que significa que el 90 por ciento de todo el dinero de nuestras cuentas bancarias no está cubierto por monedas y billetes reales.
(…)
Esto se parece a un gigantesco sistema Ponzi, o piramidal, ¿no es verdad? Pero, si es un fraude, entonces toda la economía moderna es un fraude. El hecho es que no es un engaño, sino más bien un tributo a las asombrosas capacidades de la imaginación humana. Lo que permite que los bancos (y la economía entera) sobrevivan y prosperen es nuestra confianza en el futuro. Esta confianza es el único respaldo para la mayor parte del dinero del mundo.
(…) El crédito nos permite construir el presente a expensas del futuro. Se basa en la suposición de que es seguro que nuestros recursos futuros serán mucho más abundantes que nuestros recursos actuales. Hay toda una serie de oportunidades nuevas y magníficas que se abren ante nosotros si podemos construir cosas en el presente utilizando los ingresos futuros.

v

¿Y … en dónde está el ahorro?

vi

Volvamos al libro 50 Teorías económicas sugerentes y desafiantes (2010), en donde también definen al monetarismo, es la escuela de pensamiento encabezada por el economista Milton Friedman, que afirma que la oferta de dinero es el factor más importante en el funcionamiento de la economía de un país. Un exceso de dinero en la economía lleva a una inflación elevada, de modo que es necesario mantener un estricto control sobre la oferta de dinero. Por otro lado, una escasez de dinero en la economía lleva a unos tipos de interés más elevados, lo que hace que los consumidores sientan la tentación de ahorrar más y gastar menos.

CONCLUSIÓN

Por supuesto, desconozco el tema de la economía. ¿Y … en dónde está el ahorro? Es, prueba de ello. ¿Y … en dónde está el ahorro? Como muchos de los ensayos en Medium es, una inquietud, un acto curioso.

Además, apenas estoy comenzando a leer acerca del maravilloso tema de la economía (vienen más escritos sobre ella). Pero, ¿acaso habrá algún tema nuevo que no sea maravilloso? El asombro es el origen de la curiosidad, ¿no?

La razón de los escritos en Medium es, aprender mientras los hago. Esto por el lado del que los escribe. Por el lado de ustedes, mis queridos (pocos) lectores es, que vayan aprendiendo también, asumiendo que sean como yo, unos curiosos ignorantes (¿será esto un pleonasmo?).