Travesías de la sonda espacial Cassini, capítulo I: la luna Tetis

En la siguiente fotografía se puede apreciar el satélite natural del planeta Saturno, a más de mil millones de kilómetros de la Tierra. Fue capturada el pasado 10 de noviembre a una distancia aproximada de 367.000 kilómetros por el histórico instrumento artificial, explorador del gigante gaseoso.

Crédito de imagen: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute.

Como característica principal, se destaca el gran cráter Odiseo, una huella de impacto de unos 400 kilómetros de diámetro. Además, se observan los picos montañosos conocidos como “Scheria Montes”, que se formaron en el centro del mencionado Odiseo, producto de una gran colisión que se estima que fue causada por un cometa.

En la imagen se puede ver a Tetis vagamente parecida a “un globo ocular con la mirada perdida” y su superficie restante cubierta densamente de cráteres menores, que perduran en el tiempo ya que, al igual que las otras lunas del sistema solar, el satélite no tiene procesos geológicos activos.

Por otra parte, Tetis tiene un diámetro de 1.062 kilómetros, es la quinta luna más grande del planeta anillado y su temperatura gélida en superficie desciende hasta los -180° C. A su vez, fue descubierta en 1684 por el astrónomo francés de origen italiano Giovanni Domenico Cassini (1625–1712), quien oportunamente también descubrió otros satélites de Saturno: Japeto, Rea y Dione; además de la “División de Cassini”, una separación existente entre los anillos.

Todo concluye al fin

El próximo 15 de septiembre, la sonda espacial Cassini (de la NASA y la Agencia Espacial Europea) concluirá su excursión interplanetaria emprendida hace 20 años, cuando comenzó el viaje de la misión Cassini-Huygens hacia Saturno.

Esta máquina de exploración entró en la órbita del gigante gaseoso en 2004, y, desde entonces, ha estudiado y fotografiado de forma exhaustiva el planeta, su sistema de anillos y sus lunas. Sobre su deceso, próximo a ejecutarse, se estima, entre especulaciones y diferentes factores, que la nave ingresará en la atmósfera del planeta y se incinerará absolutamente. Esta última etapa fue planeada de esa manera porque Cassini posee fuente de energía nuclear y sería altamente riesgoso una posible colisión futura de la sonda en satélites como Titán o Encelado, mundos susceptibles de contener algún tipo de vida microorgánica.

Fernando Gigena

Referencias:

Here’s Looking at You, Tethys (23 de enero de 2017). Obtenido de: http://www.jpl.nasa.gov

Ribas, M. (28 de junio de 2014). Postales y revelaciones de la sonda espacial Cassini. Página 12. Obtenido de: https://www.pagina12.com.ar/

Bugu, D. (24 de enero de 2017). Un épico final. El ECO de Tandil. Obtenido de: http://eleco.com.ar/

Like what you read? Give Fernando Gigena a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.