La obesa del curso

Cuentos de Ciudad

Susana tiene 18 años. Mastica chicle como vaca todo el día y sus gruesos dedos pasan la mayor parte del día en la pantalla de su teléfono viendo fotos de amigos que no lo son. Nunca ha tenido relaciones sexuales, y por lo fea que dicen que es, es poco probable que las tenga. A los quince años era aún más gordota que ahora. Sus crueles compañeros la torturaban por sus enormes senos que crecían a diario contra su voluntad. Solía llorar a escondidas en los recreos, lamentándose por tener ese cuerpo. La tristeza la capeaba comiendo. Su amor platónico era un profesor de Educación Física, un hombre macizo de unos cuarenta años. Le recordaba a su tío, la única persona, que desde los siete años, la ha amado.

Like what you read? Give Fernán Varas a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.