Rata mal parida

Cuentos encogidos

IV.

¿Se han dado cuenta de la enorme cantidad de días en los que no pasa nada? Absolutamente nada. Esos dos meses sin trabajo fueron así. Lo único interesante fue lo caliente que andaba el Tomás, el que no cesaba de maullar por la ventana, y la multa que me pusieron en el edificio por ruidos molestos en la madrugada, como si me sobrara el dinero. No comí nada decente durante una semana por culpa del gato en celo.

Clara seguía viniendo, pero cada vez se sentía menos su presencia. Yo había comenzado de mala gana a pintar un retrato que me encargó un amigo de mi madre. Qué tedio más grande. Sólo salía de la casa a comprar pan y jamonada, mi dieta de la tarde, y cigarros y cervezas barata, mi dieta de la noche. Clara se empeñaba en traerme comida, pero yo se la daba a escondida al Tommy, y la que sobraba la tiraba a la basura. Es que ella cocina muy re mal.

Creo que ya odio a esta mina. A diferencia de la Bárbara, ella me proyecta todo lo que aborrezco de mi. Todo. Debería dejarla, pero sé que se transformará en un problema peor. Imagino ya su llanto, mi sentimiento de culpa, mi estado de soledad, nuestra reconciliación, y una relación tóxica y peor de la que ya teníamos. Mejor dejar todo igual.

Francisco me llamó para decirme que vendría a mi departamento en la noche. Me dijo que vendría con una amiga. Y sé perfectamente cuál mina es. Una que siempre me ha tenido ganas y que cada vez que me mira me hace sentir como un atún frente a un gato.

Estoy tan aburrido que creo que si quiere tirar conmigo, lo haré. Además Clara estará ocupada en una fiesta con sus amigas feas en Puente Alto. Una cacha loca más ya da igual.

Francisco es una pésima influencia que debería erradicar de mi existencia. Pero el gilipollas me hace reír y es un buen amigo.

A Fran lo conocí en la facultad. Él estudiaba Teatro y yo Arte en la Chile. Coincidimos en un carrete en la casa de Víctor, un compañero, y de ahí que nos llevamos bastante bien. En esa época él tenía una pareja, un tal Álvaro. Me caía bien, pero desaparecio pronto del mapa una vez que se enteró que Francisco le había sido infiel con su mejor amigo.

Debo reconocer que todo eso me daba mucha risa, y supongo que él por fin tenía un partner que no lo juzgaba.


Load up on guns and bring your friends

It’s fun to lose and to pretend

She’s over bored and self assured

Oh no, I know a dirty word

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.