¿Su negocio está deprimido?

Esta semana conversando con mi socia me compartía que escuchó un detalle muy interesante que indica que las compañías que van a quebrar dan sus primeros indicios 7 años antes de que esto suceda.

Vengo encontrando en los últimos meses más y más clientes que tienen una perspectiva negativa sobre la situación general del país. Ciertamente tenemos todos como unidad productiva muchos puntos de mejora, pero soy fiel creyente de que la realidad comercial-financiero-administrativa de un negocio se basa en la actitud con la que sus dueños la direccionan.

Las complicaciones de todos los empresarios aún estando en el mismo giro de negocio siempre van a ser diferentes, por esta razón es que el análisis general del entorno de su negocio debe ser una actividad periódica establecida.

Puede su compañía estar pasando por una depresión de gestión y que usted ni siquiera lo este notando porque está muy enfocado en “sacar todo lo pendiente”.

Le comparto 5 características comunes en las empresas PYMES costarricenses que no les permite pasar de la sobrevivencia a la creación, con la intención de que le sirvan de guía de autoanálisis:

Las decisiones se basan en opiniones

Por su estructura organizacional, que generalmente es familiar, las decisiones relevantes del negocio se basan en criterios subjetivos del dueño y no se tiene consenso de las consideraciones del equipo de trabajo, tampoco se administran los controles ni registros para evaluar en detalle los eventos pasados que podrían ayudar a futuro.

Equipo de trabajo descentralizado

Las jerarquías del equipo de trabajo no están claras, lo que no permite tener una transmisión oportuna de los puntos débiles del negocio, que permitan hacer planes concretos para mejorar de manera preventiva, a esto se le suma que los colaboradores sin compromiso tienden a generar mucha crítica y poco aporte de valor.

Flujo de caja sin gestionar

El propietario es quien administra y dispone de los fondos (en el mejor de los casos una asistente carga las transferencias), pero esto no significa que se lleve un adecuado control de los ingresos, gastos, cuentas por cobrar, la atención de los pasivos financieros así como las reposiciones del inventario; claramente tampoco existe un análisis comparativo entre periodos o estacionalidades de forma definida.

La tecnología no forma parte activa del negocio

Falta de un sistema de administración de relación de clientes (CRM, siglas en inglés), sistemas de facturación obsoletos y desactualizados, baja o nula capacitación del personal para el uso de las herramientas digitales, son factores que van dejando de lado a las empresas y pierden la competitividad necesaria para el siglo XXI.

No existe planeación estratégica

Cuando llega el banco y pregunta sobre la planeación del negocio, es muy fácil encontrarse con que no existe proyección a mediano plazo (5 años), no hay protocolo de sucesión, no se tienen metas para las ventas por familias de productos y la inversión en tecnología ni siquiera está en el mapa.

Es claro que no se pueden abarcar todos los puntos de una vez en la gestión diaria, pero es muy relevante montar un plan de trabajo para lograrlo en un periodo de tiempo determinado, invierta en profesionales de las áreas que robustecen su negocio, tercerice las actividades que son complementarias y quédese solo con las actividades críticas.

Recuerde que no todo son ventas, le recomiendo que piense que su compañía está en la lista de Fortune 500, que usted es el CEO, genera miles de millones de dólares anuales y que tiene miles de empleados, ¿cómo controlaría el negocio para hacer que siga creciendo de forma ordenada y rentable?.

Le recomiendo leer el libro Good to Great de Jim Collins el cual habla de cómo grandes empresas logran resultados increíbles por periodos prolongados.

Like what you read? Give Freddy Hernandez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.