Gestión estratégica de la innovación como modelo empresarial competitivo.

El diseño estratégico desempeña un papel importante en la promoción de la innovación porque es un componente del modelo de gestión de la innovación, las estrategias generan ventajas competitivas a corto o largo plazo desde niveles internos como la propia empresa y el macro ambiente que las rodea entonces los nuevos modelos de negocios desarrollan competencias de gestión de ideas, mercado, cartera, plataforma y proyectos. Es este contexto es clave generar estrategias sustentables, una cultura flexible, gestión de procesos, aplicar técnicas, herramientas y métricas con indicadores atreves de un cuadro de mando integral. Cuando mencionamos gestión de la innovación implica identificar las actividades necesarias para innovar con éxito tomando en cuenta los diferentes niveles mediante la investigación que permite encontrar deficiencias en los procesos diarios, el desafío para la gestión es encontrar las principales herramientas que proporcionen el soporte necesario de información para generar opciones estratégicas y tomar decisiones.
En primer lugar una empresa debe fijar el rumbo de manera clara, “Si no sabes a dónde vas, cualquier camino te llevará allí.” El gato de Cheshire a Alicia, Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas. En el actual panorama ¿Cómo se formula un modelo de gestión estratégica de la innovación eficaz y cuáles son sus efectos en la economía de redes?
La Gestión estratégica es la integración del planeamiento futuro de la empresa en la gestión del día a día de las actividades y procesos se considera que es un proceso sistemático, dinámico e innovador al buscar constantemente opciones estratégicas que nos acerquen al futuro visualizado de tal modo “el análisis es el punto de partida crítico del pensamiento estratégico según Kenichi Ohmae”, sin duda esta exploración debe comenzar desde el proceso emprendedor que dio origen a la empresa, como definieron los clientes y que orientación de visión, propósito impulsan el modelo de negocios a lo que llamamos el génesis de la empresa después es el análisis interno y externo de los niveles (firma, industria y Macro entorno), Dimensiones (Estrategia, Cultura organizacional, procesos, técnicas e indicadores de medida) y como gestiona sus competencias desde la idea hasta los proyectos. Incluye la aplicación de análisis de la cadena de valor, auditorias funcionales, Stakeholders internos. Para un análisis de externo sugerimos el Benchmarking, análisis SEPTEG, las 5 fuerzas competitivas y Stakeholders externos como resultado generamos opciones estratégicas para implantar y mecanismos de control como el cuadro de mando y concordamos que “antes de que los ejecutivos diseñen una nueva estrategia, deben tener una comprensión común de la posición actual de la compañía. W. Chan Kim y Renée Mauborgne.”
El modelo de gestión se desarrolla en base a una visión y misión estratégica que constituyen el plan estratégico para enfrentar las condiciones competitivas, superar a los rivales, cumplir con los objetivos y avanzar hacia la visión estratégica. Según Thompson, Peteraf, Gamble y Strickland (2012) El núcleo de toda estrategia consta de las acciones y los movimientos en el mercado que efectúan los administradores para mejorar su posición competitiva respecto de sus competidores. Una estrategia creativa y distinta que aleje a una empresa de sus rivales y genere una ventaja competitiva es el “boleto” más confiable para obtener ganancias superiores al promedio y entender que las estrategias requieren la intervención de agentes internos y externo que presenten propuestas innovadoras constantemente, Thompson et al. (2012) No importa si la estrategia de una empresa cambia poco a poco o de improviso, lo importante es que la estrategia siempre es temporal y está a prueba. En consecuencia, adaptarse a condiciones novedosas y no dejar de apreciar lo que funciona bien para conservarlo y lo que necesita mejorarse es una parte normal del proceso de elaboración de una estrategia, lo cual genera una estrategia en evolución. Según Hitt, Ireland y Hoskisson (2008) Tanto los emprendimientos como las empresas establecidas utilizan las estrategias de cooperación (por ejemplo, las alianzas estratégicas y las empresas conjuntas) para innovar. Por ejemplo, el emprendimiento puede buscar capital y capacidades de distribución de empresas establecidas para introducir con éxito uno de sus productos innovadores al mercado. Por el contrario, las empresas más establecidas tal vez necesiten un nuevo conocimiento tecnológico al que tal vez puedan acceder constituyendo una estrategia de cooperación con el emprendimiento. En este contexto concordamos con D`Alessio (2008) El proceso de gestión estratégica no es un esquema rígido, ni aplicable, igualmente. Son dos los factores fundamentales para que una gestión estratégica sea puesto en marcha y se desarrolle con altas probabilidades de éxito: contar con un liderazgo comprometido y contar con una cultura organizacional permeable, adaptable al cambio y, sobre todo, proactiva. Si no se poseen estos dos componentes, claramente positivos, no es recomendable iniciar este proceso.
ProInversión hace referencia que un buen modelo de gestión de innovación permite diseñar soluciones innovadoras frente a un problema común. El caso más creativo entre los analizados consistió en formular un jugo de kiwicha, producto a través del cual se logró solucionar dos problemas sociales a la vez: se encontró una nueva forma en que los niños consumiesen el nutritivo cereal y además se creó una fuente de demanda para los kiwicheros de Majes, que habían acumulado importantes excedentes de producción y hasta realizaban concursos premiando los platos más sabrosos en base a kiwicha.
En conclusión un modelo de gestión estratégica de la innovación brinda un rumbo claro y permite explorar los recursos y capacidades internas para generar estrategias innovadoras que permitan competir en el mercado en ingresar nuevos productos, comprender que es un proceso complejo y efectivo incluye entender el papel de la estrategia en la economía de redes donde existen nuevas herramientas y modelos de negocios, la gestión de innovación encuentra nuevas soluciones que impacten en los diferentes niveles del tejido empresarial, como menciona Mugge y Markham “Todas estas acciones deben estar dirigidas a una sola cosa: que permita a los administradores generar crecimiento rentable a través de la innovación”.
Referencia.
1. Thompson, Peteraf, Gamble & Strickland, 2012. Administración Estratégica, 18ª ed. México, Mac Graw – Hill.
2. Hitt, Ireland y Hoskisson, 2008. Administración estratégica: Competitividad y globalización, 7ª ed. Santa Fe, Cengace Learning.
3. Análisis estratégico de 10 casos de Mype, 2006, ProInversión. Lima.
4. D`Alessio, 2008. El proceso estratégico: Un enfoque de gerencia, México, Pearson Educación.
5. Mugge y Markham. Marco de Gestión de la innovación: Un modelo para gerentes que desean hacer crecer sus negocios, Cap. II, ONU.