Ño. Y tampoco con el bebé en la torre Grenfell.
Marcela Saiffe
11

Agradezco la respuesta, pero sobre todo la ayuda. Pero estás dejando que el árbol te impida ver el bosque, Red: No fue Televisa. Y sí fue. No fue TV Azteca. Y sí fue. No fueron Aristegui, la radio, los periodistas urbanos en redes y hasta El Deforma. Y sí fueron. Ellos corrieron como gato con estambre tras información errónea, muy difícil de cotejar bajo la información reinante. Pero ellos no generaron dicha información. Vino de voluntarios, de rescatistas, la avalaron las autoridades y la difundieron los medios. No hubo mala leche. ESO es lo que quiero que se entienda. Un fenómeno así no es manufacturado, viene del subconsciente y tú mejor que nadie estás al tanto de saber que las emociones (para bien y para mal) pueden controlar nuestro raciocinio, en especial en casos como el evento post-traumático de un sismo de 7.1 grados.

Cito:

“Emotions are mechanisms that compel us to act,” says Dan Ariely, an author and behavior economics expert who holds a Ph.D. in cognitive psychology. “Think of it as nature’s way to get us to do something.”

“And what created emotion is not statistical information about lots of people,” he says. “It’s the individual and the empathy we feel for them”

Todos vivimos un rarísimo evento de empatía, que terminó por tronarnos en la jeta. Pero aquí no se trata de justificar a nadie. Se trata de reconocer que, incluso en la desilusión, no nos dimos cuenta de lo mucho que habíamos ganado. Lo que motiva mi escrito no es defender a nadie, sino de reafirmar que NO debemos volver a ser los de antes. Lo viví después del sismo del ’85. Ahí nos hermanamos igual, metimos mano en los escombros, ayudamos al prójimo… y dejamos que todo se diluyese. 32 años después una tragedia nos está dando OTRA oportunidad. Sólo quiero que no la desaprovechemos, y que terminemos de rescatar una victoria de esos escombros. Te mando besos y abrazos de extrañamiento puro.

Like what you read? Give Antonio Sempere a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.