A lo largo de nuestra vida vamos y acumulamos, experiencias, memorias, sentimientos en nuestra maleta emocional.

Pero así como debemos aprender a empacar cuando viajamos, saber qué debemos llevar y qué no… así igualito pasa en la vida. La maleta emocional hay que mantenerla ligera, porque el exceso de equipaje sale nos sale muy caro y solo ligeros podemos seguir experimentando, solo ligeritos podemos aventurarnos.

A medida que continuamos nuestro viaje de vida debemos detenernos y re evaluar qué tenemos en nuestra maleta ¿por qué viajar con el peso de una relación fallida? ¿por qué viajar con una energía-relación que no nos complementa realmente, o con el peso de resentimientos?

Valorar NO es conformarse, valorar es amar y apreciar lo mejor para nosotros y para valorar, aparte de abrazar tu presente con fe hay que ser valiente.

Cada experiencia, cada sentimiento, cada relación forma parte de nuestro bagaje emocional. Por ejemplo, la relación entre tus padres determina de muchas formas las relaciones que vas a tener a lo largo de tu vida, las relaciones que tienes a lo largo de tu vida determinan de muchas maneras de tu percepción del amor. Todo eso está allí empacado en esa maleta, pues forma parte de quiénes somos y cómo experimentamos el mundo.

Pero si dejamos que se acumule va a llegar un punto en que no vamos a poder movernos, vamos a tener tanto equipaje que nos será imposible avanzar. ¿Alguna vez has dicho con alivio “me quite un peso de encima? ¡Esa sensación de alivio y ligereza es a la que me refiero! Así es como se supone debemos viajar.

Todas esas experiencias pasadas nos ayudan a formar quienes somos, pero no debemos dejar que limiten nuestro presente. Cuando somos selectivos con lo que guardamos en nuestra maleta emocional y dejamos ir lo que no necesitamos nos liberamos de la rabia, del dolor, de la frustración, del drama, de los corazones rotos, del rechazo. Lo dejas ir y te deja… abierta, receptiva, libre…

Entonces abre la maleta, lidia con las emociones que tienes allí escondidas, saca el peso innecesario y viaja con espacio para el aquí y el ahora.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Fiorinna Diaz’s story.