Sin periodismo no hay medios digitales

O cómo pelear contra molinos de viento y de papel

El arranque de #DML16 en Buenos Aires, con autoridades de La Nación, ADEPA y Clarín

Dos días de intensos debates, nuevas fórmulas, viejos principios y novedades para todos los gustos, dejaron un gusto amargo para quienes aún creemos que sin periodismo no hay redes digitales, ni medios de papel ni de humo que valgan.

Buenos Aires fue la sede del Digital Media Latam 2016, un congreso organizado por Wan-Ifra, con el apoyo local de Adepa, que congregó a lo mejorcito del mundo digital, los medios y los startaups que tanto nos gustan (y que nos gustaría ver triunfar). Pasaron por la tarima gente de medios tan serio como Clarín, La Nación, Infobae, The Washington Post, The New York Times o El Nuevo Día, de Puerto Rico, y tan disruptivos y valientes para cambiar lo establecido como Pictoline.

Se habló de todo. De métrica, de engagement, de empoderamiento, de futuro, de clientes, de usuarios, de data, de metadata, de enviroment y obviamente de algoritmos. Y hasta del mundo que nos trae Trump. O sea, de todo. No, de todo no, de casi todo. Sólo faltó un pequeño detalle: no se habló casi de periodismo. Se habló mucho, y bien, de cómo hacer llegar los contenidos a los lectores, de cómo acercarles la información, de cómo distribuirla mejor. Pero, ay, no se habló de cómo generarla, de cómo chequearla, de cómo hacer más y mejor periodismo.

En los pasillos, y las cervezas post congreso, siempre el mejor lugar para discutir estas cosas entre colegas, la conclusión fue unánime: de nada sirve tener los mejores drivers, los mejores canales de distribución, la mejor data sobre tus lectores si carecés de algo tan básico como qué darles, qué decirles, qué llevar por esos canales. Podés tener 6,8 millones de lectores registrados y saber de ellos hasta qué shampoo usan, pero si no sos capaz de producir historias que los emocionen, que los informen, que los entretengan, de nada vale saber cómo consumen si no les das algo bueno e importante para consumir.

Siempre hay excepciones, claro. Hay quienes innovan buscando desde los diarios ser un buen canal de televisión (?), o quienes desde la acumulación indexada de notas ser un medio de comunicación (lo lamento Google, medio por ahora no eres). Y también quienes apuestan al periodismo de calidad para mejorar su acercamiento a la gente, para dar un mejor y más completo servicio que después saldrá por el mejor canal posible.

Vivimos el mejor momento de la historia del periodismo universal, jamás hubo tanta información al alcance de la mano, y nunca supimos tanto de quienes nos leen, de sus gustos y sus intereses. Pero si nos olvidamos de lo esencial de este negocio, que es contar historias, pasaremos a ser en los libros la generación que tuvo todo al alcance de las manos pero no supo qué hacer con ello.

En definitiva, hay dos alternativas: o mejoramos las cosas que tenemos o damos vuelta el tablero y empezamos de vuelta. Y esto incluye volver a incorporar al contenido como eje de lo que les queremos dar a los lectores. La ecuación es sencilla: si tenés el mejor coche del mundo pero no le ponés combustible, mejor dejalo en un museo.

Informar, ayer, hoy o mañana, esculpiendo bajorrelieves en el viejo Egipto o lanzado bytes con formas de palabras al cyber espacio. Da lo mismo, mientras no dejemos de lado lo central: las historias de lo que le pasa a la gente.

#Periodismo #PeriodismoDigital #Medios #Comunicacion #MediosDigitales