La semana negra del yihadismo

Operación antiterrorista en Valencia. JOSE JORDAN/AFP/Getty Images

El yihadismo en España ha sufrido un importante revés con la detención en los últimos siete días de 14 sospechosos por las fuerzas de seguridad.

Las operaciones se han dirigido contra redes de captación de combatientes y financiación del autodenominado Estado Islámico. También contra individuos radicalizados y relacionados con actos terroristas, como el atentado en el aeropuerto de Bruselas de marzo de 2016 que costó la vida a 32 personas.

Desde el 26 de junio de 2015, fecha en que el Ministerio del Interior elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista tras los atentados en Francia, Túnez, Kuwait y Somalia, han sido detenidos 160 yihadistas. Treinta y cuatro de ellos, desde comienzos de este año.

Las actuaciones en territorio español de los últimos días se han producido en Segovia, Barcelona, Alicante y Ceuta.

Barcelona es el principal escenario yihadista en España. En esa provincia se produjeron el 27,3% de los arrestos por actividades relacionadas con el ISIS (por sus siglas en inglés) entre junio de 2013 y mayo de 2016, según el informe ‘Estado Islámico en España’ de los investigadores Fernando Reinares y Carola García-Calvo para el Instituto Elcano.

Fuente: Elaboración propia

Cataluña, en general, acumuló el 30% de las detenciones, según detalla ese mismo estudio. También es la comunidad autónoma en la que los procesos de radicalización son más veloces, según el último Informe Anual de Seguridad Nacional publicado en 2016.

Esto se debe a que su “comunidad islámica” es la “más radical” y la que posee “más vínculos con otros extremistas de Europa”, de acuerdo con el documento.

La publicación también apunta que la intensa labor de las fuerzas de seguridad españolas en los últimos tiempos se debe a que la inteligencia ha detectado un creciente interés del ISIS en reclutar combatientes y traductores hispanohablantes, así como un auge de los comunicados en esa lengua.

Fuera de la Península, el análisis de Elcano señala a Ceuta como el epicentro del terrorismo “autóctono”, ya que en esa ciudad autónoma se produjeron el 20,3% de las detenciones y también es el lugar de nacimiento del 60,6% de los apresados.

Le sigue Melilla, de la que son oriundos el 27,3% de los detenidos y donde tuvo lugar el 10,6% de los arrestos. La Comunidad de Madrid y la zona del Levante (sobre todo Valencia, Alicante y Murcia) también se sitúan como importantes núcleos yihadistas, con el 15,3% y el 7,8% de los arrestos, respectivamente.

Fuente: Elaboración propia

En ese sentido, el estudio constata un marcado fenómeno de ‘españolización’ del yihadismo. El 45,3% de los detenidos entre junio de 2013 y mayo de 2016 tenían nacionalidad española, mientras que en el periodo entre 1996 y 2012 tan solo un 16,7% de los condenados o inmolados en actos yihadistas eran españoles.

Entre los extranjeros, un 41,1% eran marroquíes.

El informe traza un perfil del yihadista como mayoritariamente hombre (83,1%), casado (66,7%). Musulmán de origen (86,1%), por oposición a converso. Con una edad media de 32 años. Y que trabaja como personal de servicio o está desempleado (52,2%).

22 de abril

La Guardia Civil detuvo en el municipio segoviano de El Espinar a un presunto yihadista de origen egipcio con una Orden Internacional de Detención.

El sospechoso estuvo relacionado con una célula terrorista de Hamburgo, Alemania, desarticulada en 2002, aunque posteriormente fue puesto en libertad.

La operación se llevó a cabo en colaboración con los servicios de inteligencia egipcios y alemanes.

25 abril

La Benemérita arrestó, de nuevo en El Espinar y también en Los Ángeles de San Rafael, a un español de 41 años y un marroquí de 49, respectivamente, en conexión con las actividades empresariales del egipcio detenido tres días antes.

Los investigadores implican a ambos en una trama que financiaba supuestamente actividades yihadistas.

El juez decretó para los dos la libertad provisional, aunque con la obligación de comparecer semanalmente.

Ese mismo día, los Mossos d’Esquadra arrestaron a nueve personas en la ‘operación Apolo’, de las que tres recibieron prisión incondicional. De estos, Mohamed Lamsalak y Youssef Ben Hammou estaban vinculados con el ataque en el aeropuerto de Bruselas.

Ambos reconocieron que estuvieron en el aeródromo durante el atentado y que se encontraron con un primo de los organizadores de la masacre.

A Ben Hammou le fue incautada además una fotocopia de un mapa de Google en la que estaba marcado el itinerario que siguió en su huida Salah Abdeslam, uno de los terroristas que participaron en la matanza de la sala Bataclan en París.

El tercero, Ahmed Aafoualah, ingresó en la cárcel por tenencia de armas y delito contra la salud pública.

Además, otro de los detenidos fue identificado en 2016 en un concierto de Eagles of Death Metal -el mismo grupo que actuaba en Bataclan durante el ataque de diciembre de 2015- en Barcelona, considerado de alto riesgo.

26 abril

Agentes de Policía y del Centro Nacional de Inteligencia detuvieron en Ceuta a un español de 29 años considerado una “pieza clave” en el aparato de captación y adoctrinamiento del autodenominado Estado Islámico.El arrestado formaba parte de una red salafista que captaba a jóvenes vulnerables en el barrio del Príncipe en Ceuta. Para evitar ser detenido, aleccionaba a las víctimas en su coche.

Esa misma jornada, la Policía Nacional detuvo en la localidad alicantina de Teulada a un egipcio de 46 años acusado de refugiar en España a soldados del califato yihadista llegados de Siria e Irak. Abu Adam Shashaa financió con fondos propios la mayor parte del local usado en ese municipio como mezquita. Allí llegó a adquirir bastante notoriedad, ya que incluso daba sermones durante las reuniones.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.