Quiero ser una MILF.

Todos sabemos (o casi todos) lo que significa este gran acrónimo. Para algunas personas es un halago o algo chistoso, para otras es ofensivo, vulgar, sexista, etc. Y la verdad, mi idea no es armar un debate de si están o no de acuerdo con el término. Les quiero contar lo que para mi representa y porque quisiera ser una MILF.

MILF para mí es una mujer que es mamá y que es atractiva. Pero no atractiva en el sentido de “¡Ay que sabrosa!” si no atractiva en el sentido de “Uff que rifada!” ¿Si me explico? El tipo de atractivo que va muchísimo más allá de lo físico, es mas bien una serie de componentes de chidez.

Una mamá que aparte de ser mamá, se hace tiempo para preocuparse por ella, por su salud, espiritualidad, trabajo, familia, amigos, hobbies y bienestar en general. Es una mamá que no por ser mamá, deja de lado todos los demás aspectos de su vida y sabe como crear un balance. Es segura, independiente y está satisfecha con lo que hace.

Y a todo esto le sumo que una vez vi en algún lugar (creo que en una estampita o imán pedorro de un aeropuerto) que MILF era: “Mamá independiente, libre y feliz” y es por eso que a mi en lo personal me encantó el término, como que le di un nuevo significado con mis propias interpretaciones y me encanta.

¿Qué les voy a compartir por aquí?
¡Ni idea! La verdad es que desde que estoy embarazada, he tenido un journey un tanto complicado por diversas cuestiones. Desde dolores desconocidos que me ponen loca hasta pedos mentales que me ponen mas loca aún. Créanme que no es nada fácil asumirte de una vez por todas como adulto en menos de 9 meses. 
Y la verdad, es que nadie te prepara para esto, nadie te cuenta todo lo que vas a sentir ni pensar, nadie te explica qué y cómo te va a doler, nadie te dice la verdad. NADIE. Y es que, hoy por hoy, veo que no hay verdad absoluta porque todos los embarazos son super diferentes y por lo tanto, todas las interpretaciones de lo que se va sintiendo, también. 
Por ejemplo, algunas personas están súper preparadas para ser mamás y otras no, entonces lo que para mí puede ser un infierno mental, para otras es su mayor momento de plenitud. Y algo que para mi puede ser un dolor espantoso, para otras mamás es simplemente la manifestación de la vida dentro de ellas. Entonces, como esas mamás no registran el dolor como dolor porque para ellas no es dolor, pues no te lo platican. ¿Si me entienden?

Y bueno, he platicado con algunas personas de todo esto que he sentido y me ha pasado en 6 meses y varias me dijeron que lo escribiera como desahogo, otras que en el nombre de la verdad (que ya vimos que mi verdad puede que no sea la verdad de las demás), otras me han dicho que para compartir los tips que he ido recopilando y pues la neta, me animé… y eso que soy la persona mas procrastinadora de la existencia.

Algunas aclaraciones:

  • No soy escritora ni mucho menos, así que no esperen una gran redacción o un gran estilo, ni una tesis de lo que es el apego madre-hijo. Real lo que voy a escribir sólo son mis experiencias y vivencias (intentaré tener buena ortografía btw).
  • Obviamente no todo lo que me ha servido a mi, les va a servir a ustedes. O todo lo que me ha pasado a mi, les va a pasar a ustedes. Así que no se claven si algo no les checa, lean y pasen un buen rato.
  • No tienes que ser mamá ni mujer para que te guste este blog pues no solo voy a escribir de esos temas. Mi idea es compartir cualquier cosa que piense que puede ser útil para alguien, igual y darles una recomendación musical o cinematográfica chida, alguna receta que me encuentre por ahí o lo que sea porque #señora.

Espero de todo corazón que aquí encuentren algo, aunque sea una cosita, que les sirva. Y si no, igual y conocen a alguien más a quien si le pueda servir y le pueden pasar algún tip. 
O ya de perdida, puede que después de leerme se den cuenta que no están tan loc@s y que siempre hay gente mas deschabetada que ustedes :)