Amar, por que es lo que somos, amor.

Amar, desde el fondo de nuestro ser, expandiendo horizontes y conectandonos en luz.

Vivir del amor, para el amor, con amor. Sin importar etiquetas ni pecados, amor del simple y más puro.

Somos seres espirituales viviendo una experiencia humana, seres que encarnaron en un cuerpo físico para trasmitir todo el amor por el que están compuestos.

Duendes de luz, escondidos en la sombra del miedo.

En la sombra de nuestra ambivalencia, nuestra hipocresía, soberbia, e inseguridad, en la sombra de nuestro ego.

Duendes que desean expandir su luz de la forma más infinita, alejándose de todo el dolor, angustia y oscuridad que trae de esta sombra que los va cubriendo de a poquito.

Duendes que saltan entre charcos de agua estancada, esquivando ramas de los árboles más viejos y sabios.

Duendes que en su interior desean sanarse, y así sanarnos todos, los que están aquí, los que se han ido, y los que vendrán.

Pero para ello, estos seres de magia deberán abrir su corazón a nuevas experiencias, a la aceptación, la responsabilidad y el dolor, a hundirse para poder de a poquito ir subiendo desde y gracias al amor.

Deberán entregarse al amor, a las caricias de un hermano, y al beso dulce de un extraño. A los abrazos que no son despedida, y a ser acompañados y acompañar a otros sin interferir de más en sus procesos de crecimiento. Eso tienen, que crecer, expandirse, para entregarse de la forma más sincera a lo más puro del universo, el amor.

Por este caminito de piedras, pozos, vacíos y a veces muy resbaladizo. Caminito que de a tantos es oscuro y de a otros tantos soleado. Caminito de pureza y conocimiento interno, viaje de iluminación, de crecimiento hacia adentro, creciendo en relación.

Comprendiendo que todos somos uno, y uno somos todos. Y que si uno sana, todos sanamos.

Aho duendes dulces que emprenden su camino del amor, en unión.

Sepan siempre que todo es perfecto, porque todo es como tiene que ser, cuando tiene que ser, y porque tiene que ser. Porque todo es aprendizaje, y siempre tendremos la oportunidad de elegir, y siempre siempre agradecer.

Like what you read? Give flowering a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.