Inundada en la amargura de un cielo oscuro de otoño que recibía la llegada del invierno entre los ahogos de las mentiras inocentes y las patas cortas que estas tienen

Enterarse no se si fue un error o una bendición, una cachetada le dió y en mi pecho fundió

Un año ya de su partida, y un año más de mi estancar

Una familia que se desvanece por el poder de un billete que al parecer sana todo lo que el amor destrozo en su humilde corazón

Sin más vueltas ni historias, hasta acá llego el cuento, entre silencios de una oscuridad fraternal encierro el enojo a mi mamá

Me encierro a mi, te encierro a ti

Nos reprimimos todos los sentimientos que signifiquen algo que no quiero ver, me quejo me suelto y me vuelvo claridad

Pero luego la marea oscura obedece las ordenes del gran diablo azul y nuevamente mi mundo se desvanece en mil pedazos de adoquin viejo y con duras historias de amores ideales pero jamás concretos

Y me voy saltando de piedra en piedra, cruzando el puente por la ciudad retiro mi alma en pena para no volver a pensar