Es mucho pedir alguien a quien amar y que te ame. ¿Una relación en donde a pesar de haber discusiones el amor lo pueda todo?
Porque hay que admitirlo, siendo mujer es más fácil conseguir a un chico, pero ¿a un hombre? 
Porque con un chico puedes tener sexo, pero con un “hombre” puedes tener algo más que eso.
Las mujeres muchas veces somos las más exigentes en las relaciones, no nos conformamos con el amor o el sexo como nuestro sexo opuesto. Queremos sobre todo a cierta edad, estabilidad, alguien que nos mime, nos bese abrace. Algunas somos más cariñosas, otras no. Pero ¿será mucho pedir recibir lo mismo que se da? 
Y que mal pensar que lo estás dando todo… y ves que no se recibe lo mismo. O que por miedo a una discusión o para estar bien, no sean capaces de decirte las cosas. Y qué decir de cuando les acusas de mentirosos, dicen que son matices o no reconocen que no solo te están mintiendo a sí mismos si no que a ti también. Y admitámoslo, muchas mujeres no hay cosa que odien más que la mentira.
Por último ya si piensas en que no te ha pasado con un solo hombre, solo queda pensar que en algún tipo de error tienes que estar incurriendo.