Swiss Army Man & Me and Earl and the Dying Girl.

El fin de semana vi 2 películas que me gustaron mucho. Espero seguir eligiendo películas así.

Swiss Army Man está protagonizada por el daltónico de Little Miss Sunshing y también escritor con buena suerte en Ruby Spark Paul Dano junto al mago más famoso del mundo mundial Daniel “Harry potter” Radcliffe.

La historia parte así: Después de escribir el ultimo renglón del libro de Ruby, Paul Dano queda abandonado en una playa y está a punto de suicidarse utilizando una cuerda. En ese momento descubre un cadáver que resulta ser nada mas ni nada menos que Harry Potter después de pelear con Voldemort, ante dicho descubrimiento, nuestro amigo da pié atrás en su suicidio y de una forma peorra es salvado y sacado de la isla por nuestro muerto Harry Potter. A partir de este momento Paul en compañía del cadáver inician un viaje para poder retornar a su hogar a los brazos de la novia de Dano, “Ramona” que dejó de lado al pendejo de Scott Pilgrim y se estableció como una señorita responsable con su nuevo novio (creo fervientemente que Dano mató a Scot Pilgrim por pelotudo…)

La película en si gira en torno a dos personajes, pero todo el rato juega con la idea de que en realidad es uno. El cadáver va recobrando vida a lo largo de la película, va aprendiendo cómo ser un humano a partir de lo que el personaje de Dano le enseña. Es como un adulto enseñándole a un niño sobre la vida y las reglas sociales más básicas que nos podamos imaginar, desde la ironía a la importancia de guardarse los peos.

La historia plantea temas muy interesantes sobre la tristeza, soledad y como debemos aprender a “soltar” las cosas que nos amarran y nos mantienen atados a los sentimientos y situaciones que nos hacen mal sin caer en el típico discurso cliché y que podría hacer caer a esta película en la odiosa categoría de autoayuda.

[SPOILER] Lo que mas me gustó el que durante todo el rato estamos esperando el Plot Twist que este nunca llega… y cuando llega OOOOMMMMGGGGGGGGG [/SPOILER]

Me and Earl and the Dying Girl.

Me and Earl and the Dying girl es la que realmente destaca de esta pareja de películas. Trata sobre una pareja de “colegas” cineastas que pasan un año compartiendo con una chiquilla con cáncer que les cambia la vida, al menos a uno de ellos. Les digo de inmediato que la niña muere (cosa que es obvia desde el minuto 5).

La historia se aborda desde la perspectiva de “Greg” que en los primeros 10 minutos lo presentan como un personaje carcaza, lleno de clichés de película indie post Juno (el origen de todo lo bueno y malo en la industria indie) y con un montón de frases y situaciones que nos hacen pensar que esto no es nada interesante. Breve introducción y nos presentan al personaje que se roba la película, la “chica moribunda”. Irradia simpatía y frescura. Gran interpretación de la carismática amiga enferma-camino-con-tubo-de-oxigeno de Norman Bates en Bates Motel.

A medida que la historia avanza uno está pensando en que la cosa va hacia un lado, la típica película romántica adolescente pero se va convirtiendo rápidamente en una película sobre un tontorrón que va aprendiendo a ser menos tontorrón y a darse cuenta que en realidad nunca fue tan tontorrón como el se encargaba de repetirse todo el día.

La película es directa, sin eufemismos, sin pretensiones y muestra el desarrollo del cáncer en todas sus etapas y como este va disminuyendo la vida de una adolescente que a todas luces es mucho mas brillante ( en el amplio sentido de la palabra).

Dentro de las cosas que me encantaron está el cómo estos amigos cineastas (que según ellos no son amigos sino colegas) van haciendo sus propias versiones de las películas clásicas con ingeniosas técnicas narrativas y efectos prácticos que me hicieron querer copiarlos. Esas películas que hacían me recordó algo que tenía perdido, cuando tenía 12 años yo versionaba en comics las historias que veía todos los días. Saint Seiya, Samurai X y otros eran víctimas de mis versiones que en muchos casos no superaban las 10 viñetas por que se me acababa la imaginación.

En fin, una gran película que todos deberían ver. Tal vez se quieran convertir en unas ardillas una vez que la vida termine ;).