5 elementos que hacen un pan de muertos ¡PERFECTO!

Por: Claudia Galván | Colaboración: Jesús Serrano

El día de hoy visitamos la panadería y pastelería GERYAL, con más de 23 años de historia, ubicada en la Calle 29A de la Colonia Santo Niño.

Vista externa del local

Ya desde el año pasado probé su delicioso pan de muertos, así que decidí ir entrevistar a su propietario, el Sr. Jesús Serrano, quien amablemente me compartió los 5 factores que hacen de su pan ¡todo un éxito!

1. La presentación tradicional

La fiebre por lo nuevo ha llevado a modificar la presentación original del pan de muerto, que consiste en un pan sencillo espolvoreado con azúcar. En algunas partes los podemos encontrar rellenos, cubiertos de chocolate, con ajonjolí, etc. pero esta no es su forma original, que data de cientos de años atrás.

Además los adornos clásicos son los 4 o 6 huesitos que se colocan cruzados, junto con el cráneo que va al centro del pan.

2. Los aromas e ingredientes

El pan de muertos suele tener un ligero sabor a nuez y ralladura de cáscara de naranja. Es ¡clave! utilizar mantequilla de calidad.

3. El horno

En Geryal el pan se cocina en un horno de ladrillo lo cual realza los sabores y aromas del pan y le da un olor a leña.

Calentando el horno de leña

4. La frescura

Es inmensa la diferencia entre comer un pan recién hecho y otro que lleva varias semanas en el supermercado. En Geryal el pan de muerto se hace de forma artesanal y el mismo día que se encarga.

Pan blanco en proceso de fermentación.

5. El acompañamiento

Un pan de muertos se disfruta más con chocolate caliente, café o simplemente un vaso de leche bien fría.

Si aún no conoces Geryal y traes un antojito de pan, definitivamente te recomiendo darte una vuelta y probar sus borrachos, chamucos, cacahuates, cortadillos, campechanas, empanadas y ¡más! Te dejo algunas fotos para que se te haga agua la boca.

Bisquetes
Cacahuates
Borrachos bañados en licor
Bolillos recién hechos.

Buon mercoledì! ❤

Show your support

Clapping shows how much you appreciated FOOD CUULTOUR’s story.