¿Cómo desafiar las respuestas de los niños/as?

A partir de la supervisión y conversación con la supervisora, se escogió para trabajar y mejorar el tema relacionado a cómo promover aprendizajes y establecer desafíos a partir de las respuestas de los niños y niñas, estar atenta a sus respuestas, acogerlas para potenciarlas y finalmente, ofrecer una interacción de calidad.

En la pedagogía o enseñanza, hay un consenso respecto a que la interacción diaria entre educadores y niños/as es lo más importante y determinante en la calidad y efectividad de los programas que van desde la infancia hacia los primeros grados escolares (Bredekamp, 2011). Así también, como menciona la NAEYC (2009) uno de los principios del desarrollo y aprendizaje infantil que sustentan la práctica, es que “Los niños, que siempre están mentalmente activos buscando comprender el mundo a su alrededor, aprenden de diferentes maneras; una amplia variedad de interacciones y estrategias de enseñanza resultan efectivas para sostener estas clases de aprendizaje” (p. 16). Dentro de esta variedad de interacciones y estrategias enseñanza también se refieren a retroalimentaciones que les podemos dar a los niños/as, cómo responder a sus preguntas o comentarios para promover y potenciar su aprendizaje. Así, en esta declaración realizada por la NAEYC (2009), dentro de un lineamiento para la práctica apropiada para el desarrollo menciona que

Los maestros poseen un extenso repertorio de capacidades y estrategias a las que pueden recurrir, y saben cómo y cuándo elegir entre ellas, a fin de estimular de manera efectiva el aprendizaje y el desarrollo del niño en ese momento (…) Dichas estrategias incluyen, aunque no son las únicas, reconocer, alentar, ofrecer devoluciones específicas, modelar, demostrar, agregar desafíos, proporcionar pistas y otra asistencia, brindar información y dar instrucciones.(p. 21)

Algunas de las estrategias mencionadas, como proporcionar pistas, ofrecer devoluciones o comentarios específicos brindando más información, como también ofrecer andamiaje tanto por parte del adulto como por los propios pares, se mencionan en la Guía de Dimensiones CLASS (2012). Las dimensiones de este sistema (CLASS), están basadas en teorías e investigaciones que sugieren que las interacciones entre alumnos/as y adultos son el mecanismo principal para el desarrollo del alumno/a y de su aprendizaje. Además, “están basadas únicamente en las interacciones dentro del aula entre maestros/as y alumnos/as; este sistema no evalúa la presencia de materiales didácticos, ni el ambiente físico.” (Pianta, Le paro & Hamre, 2012, p. 1), es decir, se centra sólo en las interacciones docente-alumno, siendo este el aspecto en el que se puede trabajar el tema escogido.

Uno de los dominios principales del CLASS es el “Apoyo pedagógico”. Este se refiere al desarrollo de habilidades metacognitivas o el entendimiento y conciencia de los procesos propios del razonamiento, ya que es fundamental para el desarrollo académico. Y es que, “la capacidad del niño para desarrollar estas habilidades depende de las oportunidades que los adultos proporcionan para que exprese las habilidades que ya ha adquirido, y para que incorpore y desarrolle habilidades más complejas” (Pianta, et. Al., 2012, p. 6). Dentro de este dominio se encuentran las dimensiones “calidad de los comentarios” y “ejemplificar el lenguaje”.

Menciono estas dos porque competen al tema escogido, ya que la primera se observa en general en la réplica a la respuesta dada por el niño/a y, además, es un índice del valor de la enseñanza en el aula que predice el rendimiento académico del niño en las áreas de lectoescritura y de conocimiento general (CLASS, 2012). Estrategias o marcadores para tener un nivel alto en la calidad de los comentarios es el proporcionar frecuentemente andamiaje, reconocimiento el conocimiento y proporcionando el nivel de ayuda necesaria, esto puede ser dando pistas a los niños/as cuando lo necesitan. También, frecuentemente dar información adicional para aumentar la comprensión u acción de los alumnos/as. Esto se refiere a no sólo decir si su respuesta está correcta o incorrecta, sino que expandirla o realizar comentarios específicos del porqué de ésta.

En relación a ejemplificar el lenguaje se encuentran estrategias cómo realizar preguntas abiertas, las cuales admiten respuestas prolongadas que requieren que los alumnos utilicen su lenguaje para comunicar ideas más complejas (CLASS, 2012) cómo también el repetir o ampliar las respuestas, ampliando las ideas y enunciaciones de manera directa e intencional, reconociendo los comentarios de los niños/as, afirmando sus observaciones y reformulando la información de manera más compleja. Estas últimas estrategias también son planteadas por Sue Bredekamp (2011) para modelar, retroalimentar y cuestionar a los niños/as.

Es a raíz de esas estrategias y evidencia planteada por la teoría que se definieron las siguientes 3 orientaciones para mejorar la práctica:

  • Realizar preguntas abiertas
  • Ampliar las respuestas dando información adicional.
  • Andamiaje por parte de los pares (además del adulto)

Para recolectar evidencias de la implementación de estas orientaciones se tomaron registros de observación sobre las situaciones y diálogos que se produjeron en la práctica A continuación hay una imagen con 1 ejemplo de cada estrategia:

A partir de las evidencias de la implementación de las orientaciones propuestas, considero que sí fueron efectivas. Si bien en algunas situaciones no eran del todo efectivas para los niños/as, luego de unas veces sí parecía hacerles más sentido. Por esto mismo, es que me parece que dos semanas es un periodo corto de tiempo de implementación, sin embargo, dio sus frutos y si estas estrategias se siguen ocupando de manera permanente, favorecerían el aprendizaje de los niños/as, ya sea en lectoescritura, vocabulario, matemáticas, ciencias sociales o naturales etc.

Así, las preguntas abiertas permitieron a los niños/as expresar sus ideas y pensamientos de manera más libre, tal como se puede evidenciar en el ejemplo de la estrategia en la imagen anterior. Al realizar preguntas cerradas o reproductivas no tienen opciones de elección, en cambio, al preguntarles qué les parece a ellos, cómo creen que puede suceder o realizar algo, o cómo lo hicieron ellos, son sus pensamientos los que salen a la luz, y como menciona Sue Bredekamp (2011) pueden ser varias las respuestas correctas y requiere que los niños/as analicen la información.

Además, al ampliar y dar información adicional, se deja de lado el realizar comentarios comunes como “muy bien”, “excelente”, “buen trabajo” para retroalimentar al niño/a, promoviendo nuevos aprendizajes y desafíos a su lenguaje y pensamiento, dándole a conocer nuevas ideas o conocimientos. Junto con esto, los diálogos e interacciones no quedan en una conversación simple, al contrario, se convierte en una conversación más compleja y dónde hay una intención detrás. Por ejemplo, al ampliar lo que dijo T. sobre Arturo Prat, otorgando más información relevante sobre el hecho tanto para el como para los demás.

El andamiaje por sus pares, me pareció una estrategia muy efectiva también. Los niños/as constantemente se ayudan entre ellos, y al tomarlo como una estrategia complementaria al andamiaje del adulto me parece aportó doble efectividad al niño/a. Así como se observa en los registros, se obtiene un apoyo de la educadora/a pero también pistas o ayudas de sus compañeros, de manera que el niño/a pudo realizar la acción o supo qué responder gracias, y al igual, que sus pares.

Osorio y López (2014) mencionan que la retroalimentación es una forma de apoyar el aprendizaje de los estudiantes, y es lo que se observó con las estrategias planteadas. Se aprovechan los errores de los niños/as para retroalimentar y evaluar formativamente, siendo “necesario promover un diálogo en torno a los errores que los estudiantes cometan y así lograr nuevos aprendizajes. De esta forma, los estudiantes se vuelven participantes más activos y empiezan a comprender que el éxito en su proceso no depende tanto de su capacidad de dar la respuesta correcta sino de aprender a realizarlo en otra oportunidad cada vez mejor” (Osorio & López, 2014, p. 20).

Cabe mencionar, que estas estrategias o retroalimentación que se da a los niños/as debe ser inmediata, en el instante en que está sucediendo el aprendizaje ya que sí mejoran sus procesos de aprendizaje al brindar retroalimentación (Osorio & López, 2014) pues esta “es una forma de apoyar el aprendizaje de los estudiantes, dando pautas para ayudarles a llevar la brecha entre su nivel actual y el deseado” (p. 15)

Por último, tal como Sue Bredekamp (2011) nos dice, el aprendizaje y desarrollo de los niños/as es un proceso complejo, por lo tanto, mientras más estrategias sepa usar el docente, mayores formas tendrá de responder a las diversas necesidades de sus estudiantes. Los profesores más efectivos cuentan con un repertorio de estrategias que pueden usar según cada situación que se presente, y esto es lo que está implementación y reflexión permitió de algún modo. Si bien se nombraron solo 3 orientaciones, son bienvenidas a ese repertorio, ya que se pudo evidenciar que son efectivas y que pueden favorecer un aprendizaje de mayor calidad.

Bibliografía:

  • Bredekamp, S. (2011) Teaching to enhance learning and development. En Effective Practices in Early Chilhood Education. Building a Foundation. Pp. 265–294.
  • NAEYC (2009). Práctica Apropiada para el Desarrollo en Programas para la Primera Infancia para la Atención de Niños desde el Nacimiento hasta los 8 Años de Edad. En: Declaración de Posición de la NAEYC.
  • Osorio, K. & López, A. (2014). La Retroalimentación Formativa en el Proceso de Enseñanza-Aprendizaje de Estudiantes en Edad Preescolar. Revista Iberoamericana de Evaluación Educativa, 7(1), 13–30.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.